Finanzas y Economía

Digitalización de la banca

La industria bancaria está pasando por un periodo tecnológico de digitalización de sus servicios y productos, lo cual transforma la experiencia del consumidor con respecto a sus finanzas. Desde el uso de banca móvil hasta la banca en línea, las instituciones bancarias están enfocadas en brindarle al cliente una mejor experiencia bancaria.

¿A cuántos nos ha pasado que vamos por el corredor y recordamos no tener saldo en nuestra cuenta? ¿Qué hacemos? ¿Tenemos que ir a la estación designada para recargar? No es necesario. Con un par de clics en su banca móvil desde su celular puede recargar el saldo de su cuenta sin tener que ir a ningún lado, dándole una solución inmediata.

Hoy día hay muchos productos que ofrece digitalmente la banca, los cuales nos hacen la vida más fácil y nos permiten ahorrar tiempo, dinero y manejar nuestras finanzas de una manera más segura. Al proporcionar más servicios digitales bancarios, al consumidor le es más conveniente transaccionarlos de forma digital que físicamente. Esto, a su vez, incentiva a que haya más procesos “cashless” o sin efectivo en la industria.

Una banca “cashless”, o sin efectivo, se define como un sistema bancario que está enfocado en reducir, mas no eliminar, el efectivo que se utiliza en transacciones electrónicas para el pago de bienes, servicios y transferencia de fondos. En otras palabras, es una combinación entre banca electrónica y banca de efectivo.

Bancos como Banco General son parte de esta revolución tecnológica. Como nos comenta Felipe Motta, Vicepresidente de Banca de Consumo, el banco está enfocado en crear soluciones digitales “para hacerle la vida más fácil al cliente”.

Por medio de un equipo de más de 100 personas, Banco General está orientado a brindar soluciones innovadoras, oportunas y constantes a sus clientes. No solo ofrece servicios como el de recarga del corredor por banca móvil o banca en línea, sino también la compra de tiempo aire sin tener que gastar tiempo ni dinero acercándose a la tienda más cercana.

Por medio de Banca Móvil se pueden consultar números de cuentas, transferir dinero a terceros y realizar pagos a instituciones y comercios, todo desde la comodidad de su celular. Incluso, permite hacer un “regalo” a una persona en forma de un depósito a su cuenta, sin la necesidad de girar un cheque o dar efectivo a la misma. Y si existe alguna consulta, puede chatear por Whatsapp con un ejecutivo de servicio al cliente para recibir asistencia. Actualmente, Banco General provee señal de Wifi en sus sucursales para incentivar el uso de su banca móvil como parte de su servicio al cliente.

En cuanto a tarjetas de crédito, el banco innova con el producto Movipagos BG, o punto de venta móviles (MPOS), donde el comercio utiliza un celular o tableta como punto de venta para el cobro a sus clientes con tarjeta Visa, Mastercard y Clave. A su vez, el envío del comprobante de pago se da a su correo electrónico. Esto resulta en un proceso sencillo, cómodo, rápido y seguro para el comercio y el cliente, y reduce la necesidad del uso de efectivo.

Otras tecnologías que ya se están viendo en nuestro país son los sistemas de pago con tarjeta “contactless” y por móvil (Wallet de Apple), donde cada vez que paguemos solo necesitaremos acercar la tarjeta o el móvil al punto de venta.

La digitalización bancaria es una evolución necesaria e importante, ya que mejora la experiencia del cliente. La misma provee un servicio más seguro, cómodo, fácil y transparente para las partes involucradas. Estos beneficios deben llevar a una mayor transaccionalidad digital y una reducción en procesos que involucren efectivo y presencia física en las sucursales.

 

Artículo anterior

De Panamá para el mundo

Próximo artículo

La inflamación: Tanto una aliada como una enemiga

Ana Mae Arias de Altieri

Ana Mae Arias de Altieri

Actualmente consultora financiera, con más de 10 años de experiencia en distintas áreas como planificación estratégica, finanzas, economía y administración de fondos de inversión. Graduada de licenciatura en Administración de Empresas con especialización en Finanzas y Negocios Internacionales de Georgetown University, y un MBA de Fordham University.