Finanzas y Economía

¿Cómo interpretar un estado de resultados bancario?

Muchas veces recibimos los estados financieros de las entidades bancarias, pero no sabemos qué hacer con los mismos. ¿Qué nos indican estos números? ¿Por dónde empezamos?  ¡No se asuste! Le brindamos una guía fácil para comprender el significado de las cifras más relevantes.

El estado de resultados, también conocido como estado de ganancias y pérdidas, es un reporte financiero que muestra de una manera detallada los ingresos obtenidos y los gastos en que se ha incurrido, que como consecuencia resultan en un beneficio o pérdida generada por la empresa en un periodo determinado.

El negocio bancario históricamente se ha fundamentado en captar depósitos para prestarlos. Por estos depósitos de clientes el banco paga intereses y, a su vez, recibe intereses por el dinero que presta a consumidores y empresas. Por consiguiente, la mayoría de los ingresos de un banco provienen de los intereses cobrados a clientes sobre sus préstamos. Esto se observa claramente en el estado de resultados más reciente de Banco General, S.A. a diciembre de 2018. Los ingresos por intereses de préstamos resultaron en 781.4 millones de dólares, o el 78% del total de ingresos por intereses y comisiones.

Una menor parte del dinero que el banco capta se invierte en instrumentos financieros que le generan al banco ingresos por intereses. En el caso de Banco General, los ingresos por intereses sobre depósitos en bancos e inversiones y otros activos financieros sumaron 176.7 millones de dólares en el 2018, lo que comprende el 18% del total de ingresos por intereses y comisiones.

Los ingresos generados por préstamos, instrumentos financieros y comisiones de préstamos resultan en el total de ingresos generados por un banco, o ingresos por intereses y comisiones.

El banco, a su vez, incurre en gastos de intereses al pagarle a sus depositantes y al cumplir con sus obligaciones financieras. En 2018, Banco General registró un total de gastos por intereses de 352.6 millones de dólares.

La diferencia entre los ingresos por intereses generados por préstamos e inversiones y los gastos asociados a intereses pagados a los depositantes e instituciones resulta en el margen neto de intereses o ingreso neto por intereses. Este margen neto por intereses es el ingreso generado por el banco en exceso de los gastos de intereses. En 2018, los ingresos por intereses y comisiones de Banco General resultaron en 1,003.6 millones de dólares, y los gastos por intereses y comisiones fueron de 352.6 millones de dólares. Esto nos indica que el Banco General en este periodo alcanzó un ingreso neto por intereses y comisiones, o bien un ingreso por intereses por encima de sus gastos de intereses pagados, de 650.9 millones de dólares.

Adicional a los ingresos por intereses, los bancos poseen otras fuentes de ingresos generadas por las prestaciones de servicios, como lo son comisiones sobre productos y servicios e ingresos de primas de seguros. De igual manera, incurren en gastos generales y administrativos derivados del giro normal del negocio, principalmente gastos de personal, y otros como depreciación y de inmueble.

La inclusión de todos estos ingresos y gastos resultan en la utilidad neta de la institución. La utilidad neta es la rentabilidad global generada por el banco. En ella se considera no solo los ingresos obtenidos sino también todos los gastos incurridos por el negocio neto de impuestos sobre la renta. Banco General registró una utilidad neta en el 2018 de 434.2 millones de dólares, la cual aumentó en 4.5 millones de dólares comparada con la del 2017.

La próxima vez que se encuentre con un estado de resultados bancario, procure enfocarse en lo más relevante y esto le permitirá obtener un entendimiento global del estatus financiero del negocio.

 

Foto: Getty Images

Artículo anterior

La fibromialgia: Cuando el dolor es parte de la vida

Próximo artículo

Isla Coibita: Patrimonio Natural de la Humanidad

Ana Mae Arias de Altieri

Ana Mae Arias de Altieri

Actualmente consultora financiera, con más de 10 años de experiencia en distintas áreas como planificación estratégica, finanzas, economía y administración de fondos de inversión. Graduada de licenciatura en Administración de Empresas con especialización en Finanzas y Negocios Internacionales de Georgetown University, y un MBA de Fordham University.