Decoración

Una casa con olor a hierba

Las direcciones para llegar a nuestro destino fueron claras y precisas: debíamos tomar un camino rural de piedras y atravesar un pequeño vado al que, luego nos enteramos, los dueños de la casa que visitaríamos se vieron obligados a construirle un pequeño y estrecho puente, ya que más de uno de sus amigos consideraba peligroso cruzarlo en época de lluvia, aunque en la estación seca era sólo un riachuelo, en absoluto amenazador.

Una vez entramos por el portón principal, sentimos la impresión de quien, a través de una puerta mágica, se infiltra en un bosque encantado, donde todo se percibe perfecto, pero una perfección “imperfecta”, que no parece producida por la mano del hombre, sino que simula haber estado allí, y así siempre, sin estridencias ni toques llamativos. La sensación que se experimenta es de paz, tranquilidad y frescura, lograda por los elementos que forman este seductor conjunto paisajista: el color verde de la hierba, que parece haber sido retocado a mano ya que su tono es perfectamente parejo, y las agradables sombras proyectadas por viejos y frondosos árboles, en cuyos gruesos troncos se enredan plantas trepadoras que ofrecen mayor interés a este maravilloso panorama, que pasa a ser el marco principal de la casona que se divisa al fondo de este espectacular paisaje.

A medida que nos vamos acercando a la casa principal, pintada en un color rosa vieja con una pátina anticata queofrece la sensación de una edificación propia de la región de la Toscana, por sus cálidos tonos propios de la naturaleza, podemos ir descubriendo una hermosa estructura, que, al igual que el jardín que la rodea y las otras obras secundarias, está perfectamente integrada a este fascinante escenario.

Desde que llegamos a la porta cochera siguiendo el entretenido camino empedrado, vamos percibiendo que aquí nada fue dejado al azar; todos los detalles fueron perfectamente considerados, tanto por sus propietarios como por el arquitecto Eduardo Chiari, a quien se le confió el diseño de la casa.

Los dueños, quienes además de ser personas de una gran cultura y conocedoras de diferentes ambientes, poseen especial sensibilidad tanto por el buen gusto como por la sencillez, supieron aportar a este trabajo detalles, piezas diferentes y especiales, que fueron reunidas a través de sus viajes por Europa y Latinoamérica para realizar una obra realmente maravillosa.

En la entrada principal llama la atención, además de variados objetos decorativos, una pared de piedra avejentada por la irrigación artificial para el desarrollo de magníficas orquídeas, propias de la región. Una antigua y rústica puerta de iglesia, al igual que los bloques, piedras que forman los escalones de acceso a la entrada y grandes maceteros de barro, fueron traídos por ellos desde Guatemala. Una vez cruzado el umbral y ya dentro del vestíbulo del domicilio, continuamos encontrando que la maravillosa vegetación parece estar integrada a esta caserona, ya que la única división existente entre el jardín y este recinto es una sencilla verja, pintada en un tono verde profundo que no limita la visibilidad del interesante y bien mantenido bosque que sirve de fondo a esta área.

Los pisos de este ambiente, al igual que los de los otros, fueron fabricados en sitio durante la construcción; son de concreto pulido y tintado en un agradable tono celeste. Una alfombra de lana de vibrantes colores sirve de marco a una antigua mesa española, sobre la cual ha sido colocado un atractivo adorno de heliconias recogidas en el exuberante patio. Esta es un área de distribución, donde los niveles propios del terreno fueron aprovechados para darle movimiento al conjunto. Por un lado, observamos una escalera que nos dirige a un entrepiso y, por el otro, apreciamos unos cuantos pasos de bloques de piedra guatemalteca, que nos conducen al recinto que acoge a la cocina-comedor.

Aquí lo que llama la atención es el techo construido en forma de bóveda, revestida con ladrillos italianos. La iluminación es proporcionada por luces indirectas, además de una lámpara creada de un yunque de bueyes. Los muebles de cocina también son de un acabado rústico y todos fueron fabricados en el periodo de la construcción por artesanos locales, ofreciendo un interesante contraste con la modernidad de los electrodomésticos. El área del comedor está formada por una mesa ovalada y un sofá construido en sitio, el cual está flanqueado por ventanales que permiten la entrada de luz natural.

Pasamos entonces al salón. En este ambiente, vale la pena advertir cada detalle, ya que son muchos los elementos que lo tornan realmente fascinante.

La doble altura de este recinto permite la instalación de enormes ventanales en variados tamaños, los que, en principio, podrían parecer desordenados, pero que luego de ser observados detenidamente denotan un patrón bien definido que sigue el estilo de las pinturas de Mondrian. A través de estas grandes ventanas, y al igual que en otras áreas de la vivienda, se integra la maravillosa vegetación que rodea la residencia mantenido el principio de que la casa es como una isla integrada a su entorno. Como pieza interesante e incrustada en una de las ventanas, apreciamos una enorme roca que presenta una fabulosa coloración turquesa en variados puntos, producida por la irrigación que la baña para el desarrollo de plantas parásitas que la adornan. En el revestimiento de los pisos impera el uso irregular de tablones de teca, con incrustaciones de piedra, que crean una especie de pequeños y caprichosos caminos.

Las paredes fueron tratadas en tonos ocre quemados, que sirven de marco perfecto para antiguas piezas de arte religioso colonial traídas del Perú y Guatemala. Una “hiper” moderna chimenea, acabada en un brillante color ladrillo, llama la atención, pero se integra perfectamente sin romper con la armonía reinante.

Desde la sala, comenzamos a advertir el interesante techo que cubre la terraza, el cual está formado por enormes láminas de vidrio templado soportadas por vigas de metal, que permiten disfrutar de un increíble juego de claros oscuros producidos por el follaje de los enormes árboles que superan la impresionante altura de la techumbre. Al salir a la terraza se aprecia y escucha, además del ruido de los animales de este bien mantenido bosque, el encantador sonido producido por una cascada que cae de la montaña.

Regresamos a la sala para dirigirnos a la parte superior de la casa, por una antigua y estrecha escalera de caracol adquirida en Europa. Aquí se crea una antesala a las recámaras familiares, un rústico mueble librero pasa a ser el fondo de esta área. Dos viejas columnas guatemaltecas que soportan un arco, también de madera, crean el umbral que define el ambiente de la doble altura de la sala y nos marca el camino hacia la recámara principal que se encuentra en otro nivel.

Colaborar con los propietarios durante el desarrollo de la construcción de esta casa fue un trabajo muy entretenido y ameno, ya que son personas sumamente interesantes, sencillas y amantes de la naturaleza, como se pudo plasmar en el armonioso ambiente creado.

* Diseñadora de Interiores.
Fotos: Silvia Grunhut
.

Artículo anterior

¡Casi me muero!

Próximo artículo

¿Quieres montar un “show”? El lo hace...

Vickie de Dahlgren