Editorial

¡A celebrar!

Para valorar lo que somos, lo que hemos alcanzado y hacia dónde vamos, es necesario reflexionar acerca de nuestros orígenes y analizar cómo ser mejores cada día. Ese mismo ejercicio práctico es ineludible en toda organización que busca sobrepasar las expectativas de sus clientes y marcar la pauta como líder en su entorno, pues cualquier negocio que desee permanecer en un mundo competitivo debe analizarse y reinventarse constantemente.

Hoy, seis décadas después de que un grupo de empresarios visionarios decidieran fundar lo que en ese entonces se consideraba un banquito guiado por los grandes bancos norteamericanos, todos los que hemos trabajado o establecido algún vínculo con Banco General sentimos el orgullo de pertenecer a una familia que se sigue reinventando pero que, sobre todo, ha sido guiada por el buen camino, con prácticas responsables y políticas cónsonas con el crecimiento de un país de gente trabajadora, honesta y capaz.

Remontándonos a los inicios de esta gran organización, el refrán que reza “Recordar es vivir” toma prominencia cuando líderes de la talla de Federico Humbert y Raúl Alemán, Presidente y Vicepresidente Ejecutivo de Banco General, respectivamente, nos alimentan con vivencias que reflejan el grado de compromiso y convicción con el que siempre se ha manejado esta institución.

Entre las varias anécdotas, nos enteramos de que al inicio los intereses se sacaban a mano trimestralmente y el personal se quedaba hasta tarde durante una semana para esto. Además, cada vez que se hacía una transacción se contabilizaba manualmente, cuando ahora puede transferir desde su teléfono celular con Banca Móvil, en un instante. ¡Cómo han cambiado las cosas! Muchas empresas panameñas han sido compradas por conglomerados extranjeros, mientras que Banco General ha adquirido bancos extranjeros para seguir ofreciendo un servicio de primera en nuestro país.

Resulta increíble pensar que Banco General pasó de tener 50 colaboradores en los años 60, a 4,100 en el 2015; que en 1995 alcanzó los $1,000 millones en activos, mientras que hoy tiene $13 mil millones; que en 1971 abrió su primera sucursal, y veinticuatro años después ofrece 68 sucursales al servicio de más de setecientos cincuenta mil clientes…

Federico Humbert, ese gran líder que entró a servir en Banco General cuando yo apenas daba mis primeros pasos en los años 70, hoy nos sigue indicando el camino a seguir acompañado de un equipo de lujo, tanto desde la alta gerencia como a través de cada uno de los colaboradores que día a día trabajan de sol a sol para dejar un legado de excelencia en sus acciones.

Por eso celebramos hoy, porque sentimos orgullo gracias a una cultura corporativa en la que los valores y principios no son negociables; porque sentimos placer al ver las caras de quienes celebran con nosotros el mes de la patria y de quienes se unen a los proyectos de voluntariado que Banco General y la Fundación Sus Buenos Vecinos apoyan; porque sentimos regocijo de saber que esta organización ha marcado la pauta en temas de solidez, y que seguirá trabajando con esmero y dedicación para que sus clientes y accionistas nos sigan premiando con su confianza y lealtad.

Los invitamos a unirse a esta gran celebración de los primeros sesenta años de Banco General, en este caminar que juntos emprendimos, en un país cuya bandera nos abraza y cuyo nombre, Panamá, nos distingue y enorgullece, porque aquí nacimos. ¡A celebrar con sus buenos vecinos!

Artículo anterior

De nuestros lectores…

Próximo artículo

Ya son 60 años… ¡a celebrar!

Jackie Souter

Jackie Souter

Gerente de Responsabilidad Social y Comunicaciones de Banco General. Licenciada en comunicaciones, Simon Fraser University. Fellow del Global Competitiveness Leadership Program, Georgetown University. Fundadora del movimiento Jugando por la Paz. Escritora y voluntaria.