Cuerpo y Alma

Medicina antiaging

Revertir el proceso del envejecimiento siempre ha sido una de las ambiciones más grandes de la humanidad. Hoy en día, por medio de la medicina antiaging o preventiva, podemos lograr retrasar este proceso.

El cuerpo humano tiene dos edades distintas: la edad cronológica, que es la que celebramos en cada cumpleaños, y la edad biológica, la de nuestros órganos, y que depende de nuestros hábitos, actividad física y alimentación. La medicina antiaging es un nuevo campo de la medicina, que se concentra más en la prevención que en el tratamiento de las enfermedades y busca lograr una edad biológica menor que la cronológica.

La Federación Americana de Investigación sobre el Envejecimiento se refiere a las distintas razones por las cuales envejecemos, mencionando entre las más importantes la disminución de niveles hormonales en el cuerpo. Explica que, a medida que envejecemos, nuestro sistema hormonal se vuelve disfuncional, aumentando el riesgo de múltiples enfermedades como la hipertensión, la diabetes y los trastornos del sueño. También cita el daño que causan ciertas proteínas a medida que envejecemos, lo que resulta en un aumento del riesgo de padecer de Alzheimer, dislipidemia, cataratas y enfermedad renal. Adicionalmente, menciona la acumulación de productos de desecho del metabolismo, conocidos como radicales libres. Estos son responsables del envejecimiento y de la aparición de enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y otras condiciones crónicas como el cáncer.

¿Qué hacer? Ser proactivos para tratar de aminorar el efecto que tienen estos procesos que ocurren con el pasar de los años. Así, el primer paso para prevenir el envejecimiento es la modificación de nuestros estilos de vida. Según estudios realizados en la Universidad de Harvard, para aumentar las probabilidades de una vida más larga y satisfactoria debemos seguir ciertas recomendaciones. Dentro de ellas se encuentran el cese del uso del cigarrillo; el consumo de una alimentación rica en granos integrales, vegetales, frutas y grasas saludables; hacer actividad física regular; tener un peso saludable; mantener la mente activa y seguir un plan de medicina preventiva. Y estas recomendaciones toman mayor relevancia al saber que la principal causa de muerte a nivel mundial, la enfermedad cardiovascular, puede ser prevenida abordando los factores de riesgo involucrados (sedentarismo, obesidad, abuso de alcohol y tabaco).

Aumentar los antioxidantes y llevar una vida saludable son ingredientes claves para evitar el envejecimiento.

Aumentar los antioxidantes y llevar una vida saludable son ingredientes claves para evitar el envejecimiento.

Adicionalmente, la Revista de Intervenciones Clínicas en el Envejecimiento sugiere que para conseguir un envejecimiento saludable hay que seguir una dieta rica en antioxidantes. La explicación es interesante. Cada vez que comemos algo, nuestro cuerpo lo quema para convertirlo en energía a través del conocido proceso del metabolismo. Durante este proceso, se forman unos productos de desecho llamados radicales libres. Normalmente, nuestro cuerpo los elimina a través de los antioxidantes naturales. El problema es que, a partir de los 30 años, los antioxidantes naturales de nuestro cuerpo empiezan a disminuir ocasionando una acumulación de estos productos de desecho en el cuerpo. Esto resulta en una menor capacidad para combatir adecuadamente enfermedades, así como para mantener una buena función física y mental. La manera más efectiva de ayudar a nuestro cuerpo es añadiendo los antioxidantes en la alimentación y las fuentes más ricas de estos alimentos son las frutas (fresas, blueberries, manzanas, naranjas) y los vegetales (espinaca, brócoli, pimiento rojo, espárragos). Al aumentar nuestros niveles de antioxidantes en el cuerpo, mejoramos nuestra calidad de vida rotundamente. Esto, sumado a un estilo de vida saludable, logra disminuir nuestra tasa de mortalidad de forma significativa.

Mantener la salud y prevenir las enfermedades a medida que envejecemos, retrasar e incluso revertir el proceso del envejecimiento y prolongar los años de vida manteniendo la misma vitalidad que se tiene durante la juventud no es tarea imposible. Mucho tiene que ver con nuestra fuerza de voluntad y nuestro plan de vida.

Fotos: Getty Images

 

Artículo anterior

El valor detrás del valor

Próximo artículo

Mi título de “allá”, desde “aquí”

Tatiana Crespo

Tatiana Crespo