Ciencia y Salud

Reinventarse: el viaje interior que cambia vidas

Darle un vuelco a nuestra vida puede ser un reto difícil, pero muchas veces reinventarse resulta ser el camino ideal para lograr nuestros verdaderos sueños.

Por lo general, desde chicos hemos seguido los paradigmas establecidos por nuestra familia, sociedad, cultura y mundo laboral. Nos hemos adaptado a ellos sin detenernos a analizar si realmente queremos vivir de la forma en la que lo estamos haciendo. ¿Pero qué pasaría si cambiamos nuestro rumbo profesional? ¿Seríamos más felices viviendo en otro lugar? ¿Nos sentiríamos más realizados si optamos por un estilo de vida completamente diferente al que estamos llevando? Puede que sí.

Como expresó Stephen Covey, reconocido conferencista y autor estadounidense, “tu poder para elegir el rumbo de tu vida te permite reinventarte, cambiar tu futuro e influir poderosamente en el resto de la creación” y es aquí donde no solo adaptarnos a lo establecido entra en juego, sino transformar nuestros pensamientos, actitudes, comportamientos y objetivos para convertirnos en una versión nueva y mejorada de nosotros mismos, pero sin perder nuestra esencia.

Borrón y cuenta nueva… ¿por qué lo hacemos?

La necesidad de reinventarnos surge por factores externos, cuando ocurren cambios que no controlamos y muchas veces no esperábamos, así como por internos, generalmente ligados al cambio en nuestras prioridades o al deseo de crecer y desarrollarnos. Así lo explica María Eugenia Fonseca, Ph.D., psicóloga, entrenadora profesional certificada (PCC) y socia directora de LHH Panamá (parte de la red global de talento Lee Hecht Harrison).

La pandemia, el trabajo remoto y los retos que como sociedad hemos enfrentado han llevado a muchos a cambiar su forma de ver la vida.

Circunstancias adversas como la guerra y la pandemia, o eventos cotidianos como la inflación, la globalización, los avances tecnológicos y la inteligencia artificial son cambios externos que pueden llevarnos a reinventarnos. Y aunque tendemos a encajonar la idea por estar acostumbrados a nuestros patrones de comportamiento, hay innumerables ejemplos de cómo la necesidad nos lleva a explorar nuevas cosas. Tan solo hay que recordar cómo el trabajo en casa transformó nuestros roles, nos volvió más creativos y hasta hizo que muchos prefirieran vivir en el campo, lo que seguro no hubiera ocurrido de otra manera.

Asimismo, Fonseca señala factores externos más personales que también pueden actuar como detonantes: una quiebra financiera, un divorcio, el traslado de país, tener hijos, casarse o perder a alguien cercano.

¿Cómo reinventarse?

Una de las bellezas de reinventarse es que no tiene edad, género, raza ni cultura. De hecho, muchas personas de diversos caminos y en diferentes etapas de la vida han decidido reinventarse y por cuenta propia: una pareja que desea alcanzar un balance en su vida, un jubilado tras un nuevo propósito, un joven que busca una identidad. Pero ¿por dónde empezar y qué se debe hacer para lograr ese cambio que tanto desean algunos?

He aquí algunas herramientas de gran utilidad para reinventarse:

  1. Autoconocerse: Si no sabemos cómo somos realmente, no sabremos cuál es el cambio que queremos hacer.
  2. Claridad en nuestro objetivo: Debemos establecer específicamente qué es lo que deseamos crear o hacer con nuestra vida. Hacia dónde queremos dirigirnos.
  3. Plan de acción: De acuerdo con nuestras necesidades, gustos y metas, podemos plantearnos ¿cómo voy a lograr mi objetivo?
  4. Establecer nuevos hábitos: No se trata solamente de cambiar de look o de estilo, sino de sustituir aquellos hábitos que nos limitan y de potenciar las habilidades y comportamientos que nos puedan llevar hacia la nueva versión que deseamos ser.
  5. Valorarnos y centrarnos en lo positivo: Debemos enfocarnos en nuestras capacidades y en lo bueno que podemos alcanzar con ellas. Esto ayuda a motivarnos en el proceso.
  6. Salir de nuestra zona de confort: Pese a ser uno de los pasos más difíciles de realizar por miedo a abandonar lo que nos es conocido y parte de nosotros, el salir de nuestra zona de confort nos adentra en un mundo lleno de maravillosas posibilidades.
  7. Actualizarse: Sería de gran utilidad aprender un oficio distinto del que ya ejercemos o actualizarnos en él. La tecnología es un ejemplo. En un mundo tan cambiante, es una necesidad, más que un lujo, entender y saber manejar el medio digital, sus constantes avances, productos y servicios.
  8. Buscar un mentor: Reinventarse puede ser desafiante. Por esto, una mano profesional serviría de motivación, guía y apoyo en caso de sentirnos solos o un poco perdidos en el camino.
  9. Tener presente el objetivo: Recordarse el objetivo diariamente es una forma de mantenernos enfocados en él y evita distraernos en cosas que nos distancien o dificulten conseguirlo. Una manera de lograrlo es haciendo un tablero de visión y ubicarlo en un punto donde podamos verlo reiteradamente.
  10. Voluntad y dedicación constante: Como todo lo que se quiera lograr en la vida, para reinventarse se necesita perseverancia y arduo trabajo.

Hablando de cambios laborales…

Hoy más que nunca es esencial mantener una actitud abierta y positiva hacia los cambios laborales que ocurren, ya fuese por reestructuraciones, por la búsqueda voluntaria de nuevas oportunidades o al llegar la jubilación, esta última siendo el inicio de una etapa donde la experiencia y los conocimientos adquiridos podrían brindar grandes aportes a la sociedad.

Al acogerse a la jubilación, algunos deciden reinventarse abriendo un negocio con el que siempre soñaron.

Pero es una realidad que cuando alguien queda fuera del mercado laboral podría sentir que se le viene el mundo abajo. ¿Cómo me sostengo o sostengo a mi familia?, ¿a qué me dedico ahora?, se preguntan muchos. “Perder el empleo por cualquier causa es muy retador. Se experimentan muchas emociones, desde el shock, el enojo, la tristeza, la frustración, la impotencia, el miedo, la ansiedad y la incertidumbre”, comenta Fonseca, quien a través de procesos de outplacement o transición de carrera logra guiar a muchos a rehacer sus carreras luego de una pérdida de trabajo y a reinventarse profesionalmente.

En un momento así es importante enfocarse en los próximos pasos, idealmente con una guía profesional y muchas herramientas para que, una vez clarificado su objetivo profesional, se pueda avanzar con ilusión y motivación para convertir la crisis en una oportunidad.

Haya sido voluntaria o involuntaria la pérdida de trabajo, lo primero que hace Fonseca es conversar ampliamente sobre tres interrogantes:

  1. ¿Qué puede hacer la persona? (Sus capacidades, competencias, fortalezas, conocimientos y experiencias).
  2. ¿Qué quiere hacer? (Sus motivaciones, pasiones, estilo de vida).
  3. ¿Qué requiere el mercado? (Las oportunidades).

“Cuando estas tres cosas convergen, esbozamos un objetivo. Primero, examinamos a profundidad sus activos de carrera, lo que puede ofrecer al mercado, en qué es bueno. Muchas veces las personas no tienen claridad de esto y es importante hacer un inventario de su carrera, lo que ha logrado y por qué cualidades es reconocido. Luego, vemos qué quiere para su vida, qué le gusta, cómo quiere trabajar, en qué ambiente y con qué personas. El estilo de vida que quiere lograr, su propósito profesional, qué le llena y le da satisfacción”, señala.

Es posible reinventarse a cualquier edad y seguir aprendiendo.

Según Fonseca, el diseño del próximo trabajo o actividad de la persona debe clarificar sus prioridades en torno al tipo de trabajo, de empresa y estilo de vida, para luego estudiar el mercado y saber qué competencias son requeridas en las organizaciones, en su profesión o en el negocio que desea emprender. Una vez que el objetivo está claro, la persona debe realizar un plan de acción y ejecutarlo bajo la guía y apoyo de un mentor que lo acompañe y lo motive a dar el último paso.

Oportunidades laborales hay por doquier. Es cuestión de no perder la esperanza y estar preparados para acoger nuevas oportunidades porque, aunque muchos no lo crean, cuando una puerta se cierra, una ventana se abre.

Vale la pena

Si algo podemos concluir es que esta decisión personal, que comienza con un viaje interior y termina cambiando vidas, vale la pena.

Reinventarse invita a apersonarnos de nuestras fortalezas al máximo, a descubrir cosas nuevas y a abrirnos a experiencias que nunca hubiéramos imaginado tener y qué emocionante es saber que, sea cual sea la circunstancia que nos lleve a la idea de reinventarnos, la opción está en nuestras manos.

Muchas personas se han reinventado. A manera de ejemplo, les dejamos esta pequeña muestra de algunos grandes nombres que lograron el éxito y más, al reinventarse.

  • Arnold Schwarzenegger: Comenzó siendo un fisicoculturista profesional en su natal Austria y luego en Estados Unidos, donde tiempo después se convirtió en uno de los actores más famosos de Hollywood. Años más tarde, volvió a darle un giro a su vida al entrar en la arena política, siendo elegido gobernador de California por dos mandatos consecutivos.
  • Vera Wang: Cuando Vera Wang no logró entrar al equipo olímpico de patinaje artístico de Estados Unidos, decidió apostarle a la industria de la moda sin imaginarse que las ricas y famosas llamarían incesantemente a su puerta para que les diseñara sus trajes de novia. Hoy día, es una de las más reconocidas diseñadoras de moda a nivel internacional.
  • Julio Iglesias: Antes de llegar a la fama como cantante, Julio Iglesias era conocido como futbolista profesional. Incluso, llegó a jugar como portero del Real Madrid, pero un accidente de tráfico truncó su carrera deportista dejándolo casi paralítico por año y medio. El enfermero que lo cuidaba le regaló una guitarra, la cual aprendió a tocar poco a poco en medio de su convalecencia, a la vez que escribía poemas y versos románticos. Fue el principio del comienzo de su carrera musical.
  • Sara Blakely: La idea de la creadora y fundadora de la multimillonaria compañía de ropa moldeadora femenina, Spanx, surgió por simple necesidad. A Blakely le tocaba usar medias veladas con tacones abiertos mientras trabajaba como vendedora puerta a puerta de máquinas de fax y aunque le gustaba cómo moldeaban su figura, le disgustaba la costura ubicada en la punta de los dedos.  Así que se ingenió un diseño sin costura, pero que la moldeara igualmente, el cual obtuvo un éxito rotundo entre las mujeres.
  • Ismael Cala: Luego de años desempeñándose como periodista, presentador y productor, el cubano Ismael Cala dejó las cámaras para dedicarse a la pluma y a su carrera como conferencista inspiracional y empresarial alrededor del mundo. También, es autor de varios libros de motivación personal.

 

Fotos: Getty Images
Artículo anterior

¿Qué tan visibles son las mujeres en la conversación digital?

Próximo artículo

Instagramers: Los nuevos promotores de Panamá

Foto del avatar

Vanesa Restrepo de Rinkel

Esta comunicadora social radicada en Panamá, con maestría en comunicación, medios y relaciones públicas de la Universidad de Leicester, Inglaterra, cuenta con casi 25 años de experiencia en el medio escrito, trabajando en el Daily Express de Londres antes de dedicarse como periodista freelance para diversas revistas en Colombia y panameñas como En Exclusiva, con la que lleva colaborando 10 años.