Cuerpo y Alma

¡A dormir bien!

“¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”. Con estos versos concluye el monólogo de Segismundo en la obra de Calderón de la Barca, La Vida es Sueño, publicada en 1635. Hoy, la cuestión no pasa tanto por la filosofía, sino por un tema mucho más pragmático: el sueño es salud, y la salud… es juventud.

La falta de sueño o de descanso es un serio problema médico. Cuando no podemos dormir bien, a la mañana siguiente nos vemos y nos sentimos cansados, molestos, irritables; se nos opaca la piel, se altera el metabolismo y nos bajan las defensas. En contraste, cuando descansamos bien, nos sentimos bien y nos vemos mejor, más relajados, la piel se ve tersa y radiante, somos felices, irradiamos optimismo. Una encuesta realizada por el Hospital de Johns Hopkins dio como resultado que casi el 70% de las personas mayores de 45 años de edad tienen problemas para conciliar el sueño, así que parece que el sueño o la falta de sueño es, principalmente, un problema generacional. ¿Han visto a los bebés dormir? Es una entrega total. Es que los bebés no sufren de estrés, ni tienen problemas cotidianos, ni tensiones en el trabajo, ni ningún otro factor causal que les altere el sueño.

El insomnio no solamente es un problema médico sino que puede también ser el síntoma de otros desórdenes subyacentes psiquiátricos, tales como depresión, angustia o fobia. El insomnio también puede ser provocado por el uso de estimulantes o el abandono abrupto de sedantes. También la falta de sueño puede estar asociada a dolencias crónicas, como enfermedades cardíacas y diabetes. Y hasta se ha encontrado una asociación entre el insomnio y la obesidad, porque parece que la deficiencia crónica de sueño facilitaría el aumento de peso. ¿A ver, cómo es esto?

El Dr. Kenneth Nugent, de Texas Tech University, en Lubbock, ha estudiado los hábitos del dormir de adultos, durante muchos años. Según el Dr. Nugent, los adultos deben dormir entre 8 y 9 horas por noche para mantener un peso óptimo. Eso está comprobado y publicado en el Journal of Clinical Sleep Medicine. Sobre una base de 200 pacientes, los que reportaron problemas en el dormir eran casi tres veces más propensos a ser obesos que los que dormían 8 ó 9 horas. ¿Cuál es el motivo? Simple. Cuanto más tiempo pasa despierta una persona, más oportunidad tiene de comer. Pero eso es solo una parte de la explicación. Existe evidencia también de que la falta de sueño aumenta los niveles de grelina, que es la hormona que estimula el apetito, y a la vez que reduce los niveles de su contraparte, la leptina, que suprime el hambre.

La actividad física también es importante a la hora de conciliar el sueño. Quienes tienen una vida muy activa, lógicamente llegan más cansados a la noche que los que llevan una sedentaria. Las técnicas orientales, por otra parte, afirman que más importante que la actividad física es la respiración. La respiración abdominal, dicen, ayuda a reducir la tensión y, por lo tanto, a conciliar el sueño. La respiración abdominal es la mejor manera de respirar y se detecta cuando lo que se expande al inhalar y contrae al exhalar no es el pecho, sino el diafragma.

He aquí algunos consejos para quienes tienen problemas en caer en los brazos de Morfeo:

  • No duerma la siesta.
  • Evite la nicotina, la cafeína y el alcohol.
  • Ejercítese regularmente.
  • No mire el reloj cuando no logra dormir.
  • Coma un bocado ligero antes de acostarse.
  • Cambie la televisión por un libro.
  • Hágase masajes en el cuero cabelludo durante 5 minutos.
  • ¡No abra sus emails una hora antes de acostarse!

Para finalizar, una última recomendación que, les garantizo, funciona: un vaso de leche, bien dulce y bien caliente, justo antes de apagar la luz. Mmmm… No olviden: los sueños…sueños son.

Artículo anterior

El mensaje simple de un hombre extraordinario

Próximo artículo

Te desafío ¡vive a plenitud!

Tamara Di Tella

Pilates & Tangolates Buenos Aires - Panamá