Cultura y Gastronomía

La cultura en Panamá dice: ¡Presente!

Quien crea que en Panamá no contamos con atractivas ofertas culturales, reconsidere, ya que cada vez son más los museos y exhibiciones que trabajan para mantener vivo el legado de nuestras raíces, así como la apreciación por el arte y por los grandes acontecimientos que estamos viviendo en la actualidad.

Si bien es cierto que Panamá siempre ha contado con museos y eventos culturales para todos los gustos, el movimiento cultural de nuestro país continúa extendiendo sus alas con la apertura de nuevos museos y maravillosas exhibiciones.

Museos como el del Canal Interoceánico de Panamá, Panamá Viejo, Afroantillano y el de Arte Contemporáneo son solo algunos con los que contamos en la capital, además de los del resto del istmo como la Casa Museo Manuel F. Zárate, en Guararé, o el Museo de la Real Aduana de Portobelo.

A este jugoso listado se han unido otros recientemente en la ciudad de Panamá, además de nuevas exposiciones, ampliando el abanico de ofertas culturales para nacionales y extranjeros que disfrutan de la cultura en general.

Honrando nuestro pasado

Hace poco más de diez años se hizo el descubrimiento arqueológico más importante de Panamá al encontrar tumbas precolombinas en El Caño. Su museo, que estuvo cerrado por seis años, acaba de reabrir sus puertas al público el pasado 12 de abril.

Según Julia Mayo, directora del proyecto arqueológico El Caño y presidenta de la Fundación El Caño, el museo trata de poner en valor el sitio arqueológico de El Caño, servir de espacio de inspiración para los futuros arqueólogos, conservadores y museógrafos del país y pretende, además, ser un espacio para el conocimiento y aprendizaje de las culturas precolombinas de la región, en específico de la sociedad enterrada en el lugar donde hoy se encuentra el museo.

Liderada por miembros de la Fundación El Caño, quienes son expertos en el sitio, la exposición del museo se define como documental, permanente, sistemática, contextualizada, didáctica y mixta con artefactos originales y réplicas provenientes de las tumbas T1, T2, T4, T6 y T7 de El Caño, que busca mostrar, a través de una mirada científica, la vida y muerte de los coclé, su estructura social, costumbres funerarias y cosmovisión, ofreciendo al visitante la posibilidad de viajar en el tiempo y hacer un viaje personal de descubrimiento, con multitud de posibilidades emocionantes en la interacción y experimentación con otros visitantes.

Por la libertad y los derechos humanos

Esta obra arquitectónica educativa nos invita a ser más participativos y vigilantes de nuestros derechos y más responsables como sociedad para así desarrollar un país plenamente libre y democrático.

Los derechos humanos son inherentes a todos, sin distinción de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición.

Con estos principios como bandera, se inauguró el pasado 21 de mayo el Museo de la Libertad y los Derechos Humanos, en Amador, que busca promover la sensibilización y enseñanza de los mismos, de la cultura democrática y de los principios de libertad, desde la perspectiva docente, formativa y social.

Construido en un campus conformado por tres edificios denominados Igualdad, Memoria y Tolerancia, así como una plaza al aire libre con anfiteatro, el hermoso y moderno museo es el primero de la región en abordar una memoria histórica a nivel local e internacional.

Asimismo, brinda a los visitantes diversos espacios para reflexionar sobre nuestra historia y los legados de épocas beligerantes. Según Karla Linares, gerente de Mercadeo y Comunicaciones del museo, los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, en 1948, fueron agrupados en categorías para facilitar su comprensión. A través de una exhibición interactiva, con pantallas táctiles y videos informativos, podemos apreciar la trayectoria de Panamá en esta evolución frente al resto del mundo.

También se pueden conocer casos específicos de violaciones de derechos humanos en la actualidad y recorrer lo que llaman “las voces inspiradoras”, personajes locales e internacionales que han tenido un aporte importante en el tema.

Explosión de sensaciones

Los sentidos como protagonistas son el centro de esta megaexposición de arte contemporáneo que se inauguró el 30 de mayo en el marco de la celebración de los 500 años de fundación de la ciudad de Panamá.

La muestra, titulada Diálogos entre sentidos, es un viaje de la abstracción perceptual entre América y Europa que desafía la relación estática entre la obra y el espectador, involucrando a la audiencia de manera más integral como participantes en la experiencia estética.

Esta maravillosa exposición recoge el trabajo de 54 artistas de orígenes distintos, durante un tiempo y un espacio que se extiende desde los años 50 hasta nuestros días, a través de 102 obras que representan el ir y venir del arte cinético, óptico y concreto entre ambos continentes.

En ella se pueden encontrar obras como las del artista alemán Josef Albers (Q.E.P.D.), la pintora italiana Marina Apollonio, el escultor venezolano americano Rafael Barrios, el escultor estadounidense Alexander Calder (Q.E.P.D.), el artista plástico venezolano Carlos Cruz Diez, el escultor y pintor argentino Julio Leparc y el artista francés Víctor Vasarely (Q.E.P.D.).

Esta exhibición, presentada en nuestro país por iniciativa de Suma Financiera, en conjunto con la Fundación VidArte y el Museo del Canal Interoceánico, es una de las más grandes que se hayan presentado en dicho museo y estará abierta al público hasta este 28 de junio.

Conociendo nuestras riquezas naturales

El Biomuseo sigue expandiéndose con el lanzamiento de sus últimas tres galerías, completando así el grupo de ocho que conforman este gran proyecto museográfico.

Estas tres galerías, inauguradas el pasado 22 de mayo, están enfocadas en la riqueza natural de las aguas del océano Pacífico y el mar Caribe que abrazan a nuestro país, así como en la conservación de la vasta flora y fauna panameña y, no menos importante, en la importancia que cobra el surgimiento del istmo para la biodiversidad mundial:

1- Océanos divididos: Con dos tanques oceánicos y dos peceras que albergan aproximadamente unas 150 especies marinas, entre peces e invertebrados, la exposición Océanos divididos cuenta la historia del surgimiento del istmo de Panamá, mostrando cómo la división creada por este evento geológico sin precedentes repercutió sustancialmente en la evolución de los ecosistemas marinos.

2- La red viviente: Una enorme escultura de 15 de metros de altura, diseñada y curada por panameños y construida por Blue Rhino Studio, de Minneapolis, Estados Unidos, expone la inmensa diversidad biológica que posee el bosque húmedo tropical de la isla de Barro Colorado, junto a nueve producciones audiovisuales que cuentan la historia de interdependencia que existe entre los seres vivientes de este ecosistema.

3- Panamá es el museo: Esta galería es la única de este estilo en la región, combinando sensores de movimientos y pantallas táctiles para llevar al visitante a descubrir la relación entre la biodiversidad y la diversidad cultural panameña.

Protegiendo a las ballenas

En el Centro Natural Punta Culebra, el Smithsonian presenta una nueva exhibición sobre la protección de las ballenas.

Continuando con el tema sobre el cuidado de nuestro medio ambiente, otra nueva exhibición que no podemos dejar pasar por alto es la organizada por el Centro Natural Punta Culebra, administrado por el Smithsonian y también localizado en la calzada de Amador, sobre la migración de ballenas y el recorrido de los barcos por el Canal.

La materialización de la obra Cuando los gigantes colisionan: los buques y la migración de las ballenas en Panamá se basa en los estudios realizados por el biólogo marino del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), Héctor Guzmán, los cuales llevaron a la Organización Marítima Internacional (OMI) a establecer una ley internacional que ha disminuido en 90% las colisiones entre buques y ballenas alrededor del Canal de Panamá, desde su aplicación, hace cinco años, y que ha servido de base para aplicar  normativas similares en otros países.

Esta exhibición nos permite explorar el proceso científico mediante el cual se compararon las rutas de los buques que entraban al Canal de Panamá con los trayectos de ballenas jorobadas marcadas con transmisores satelitales y la manera en la que esto permitió desarrollar un esquema para disminuir el riesgo de que coincidieran en el camino.

Igualmente, presenta los senderos marinos que utilizan las ballenas cuando llegan al istmo para reproducirse en sus aguas cálidas y sobre las características de estos mamíferos acuáticos, así como las acciones que podemos tomar como ciudadanos para protegerlas y asistir a los científicos que las estudian.

La ciudad como museo

La Comisión de los 500 años de Fundación de la Ciudad de Panamá, la Alcaldía de Panamá y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo lanzaron el pasado 28 de mayo el  Museo de la Ciudad de Panamá (MUCPA) como su proyecto insignia.

En el lobby se proyectan filmes restaurados por el proyecto Festival de la Memoria, ganador del Fondo Panamá 500, así como imágenes de teatros antiguos de la ciudad.

Este innovador museo, que aspira a incluir el pasado, presente y futuro de nuestra ciudad  a través de las voces e ideas de nuestros habitantes, lo encontramos por todos lados, buscando transformar los espacios públicos en salas de exhibiciones con un circuito que cubre los corregimientos de Calidonia, Ancón, Bella Vista y San Felipe.

Según Mónica Alvarado, especialista en comunicaciones para esta conmemoración, se lanzarán un total de diez exhibiciones, una cada mes, con temas como cine, urbanismo y cartografía, historia oral, arte, civismo, fotografía, patrimonio cultural y arquitectura para mantener un diálogo vivo con los ciudadanos, residentes y visitantes.

En su apertura se lanzó la primera exhibición ¿A la bulla de los cocos? Urbanismo en la ciudad, sobre los problemas que enfrenta la urbe y cómo solucionarlos, con miras a los retos que el cambio climático traerá.

Su segunda exhibición, Imaginando la ciudad, se inauguró el 6 de junio y consiste en una instalación y un ciclo de cine, ambas en el edificio El Hatillo, que recorre los 112 años de producciones audiovisuales en la ciudad mostrando cómo ha cambiado el paisaje urbano y el imaginario plasmado en las películas. Cabe anotar que las exhibiciones del MUCPA estarán por un año y luego cambiarán.

Un año lleno de cultura…

Esta pequeña pero interesante reseña de nuevos museos y exposiciones, junto a los ya establecidos, nos recuerda que debemos seguir conectados con lo que fuimos, somos y, posiblemente, seremos. Y, tal como lo dijo el escritor francés, André Malraux, “la cultura es la suma de todas las formas de arte, de amor y de pensamiento, que, en el curso de siglos, han permitido al hombre ser menos esclavizado”. Panamá definitivamente lo valida y contribuye con esta experiencia liberadora del hombre. ¡Aprovechemos el momento!

 

 

Fotos cortesía de: Fundación El Caño, Museo de la Libertad y los Derechos Humanos, Museo del Canal Interoceánico de Panamá, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, Museo de la Ciudad de Panamá

Fotos Biomuseo: Fernando Alda

Artículo anterior

La ruta perfecta: La costa azul francesa 

Próximo artículo

Este es el artículo más reciente.

Vanesa Restrepo de Rinkel

Vanesa Restrepo de Rinkel

Con casi 20 años de experiencia en el medio escrito, esta comunicadora social radicada hace 10 años en Panamá, ha trabajado para reconocidos periódicos en Londres y Colombia antes de empezar a escribir para revistas panameñas como En Exclusiva con la que lleva colaborando casi seis años.