Actualidad

Netiqueta… ¿qué hacer y qué no hacer en lo digital?

¿Cuál es la etiqueta en el uso de las redes sociales? Manejarnos en las redes tiene sus reglas, no importa si se trata de WhatsApp, Instagram, Twitter, Facebook, TikTok u otros canales que a diario usamos para comunicarnos.

“He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste y olvidará lo que hiciste. Pero nunca olvidará lo que les hiciste sentir.” Esta cita de la famosa poeta y activista de derechos civiles, Maya Angelou, retrata de cuerpo entero lo que muchas veces sucede cuando olvidamos que del otro lado de la pantalla se encuentra un ser humano como nosotros. Y todo lo que escribimos, reposteamos, subimos y revelamos en ese mundo digital −que cada día reemplaza más al mundo real− tiene un efecto en nosotros y en los demás.

Como cada día esto tiene más relevancia debido a que mucho de lo que decimos o hacemos en las redes puede ser malinterpretado, quiero brindarte una serie de reglas o consejos de etiqueta social, o netiqueta, que te ayuden a manejarte mejor en el cambiante ambiente digital. La mayoría de ellas son de sentido común; generalmente ignoradas por unos o, simplemente, flexibilizadas por otros… Aquí van:

La comunicación digital nos da la sensación de cercanía y familiaridad con los demás. Replica las normas que sigues en persona como saludar amablemente.

Tan educados como en el mundo real

En línea se siguen los mismos patrones de educación: el saludo, el respeto, la cortesía, la gratitud y el pedir permiso para usar contenido ajeno.

Evitar lo inapropiado

No caer jamás en los cinco comportamientos más inapropiados que existen actualmente: el ciberbullying, contenido discriminatorio, noticias falsas o no comprobadas, el uso de cuentas fantasmas (sin un nombre real) y compartir en exceso tu vida personal.

Estamos tratando con humanos

Todo lo que digas, procura que sea algo que te atrevas a decir a la cara. Del otro lado de tu teclado hay alguien con sentimientos, con un punto de vista e ideales iguales o distintos a los tuyos.

Piensa en las consecuencias

Recuerda que tu perfil digital también es considerado como tu hoja de vida. Todo lo que subas quedará registrado como tu tatuaje digital, como evidencia en tu historial y puede haber capturas de pantalla. Puedes borrar un mensaje, pero no la impresión que se crea en los que lograron verlo.

Usa un lenguaje apropiado para tu audiencia

Procura un comportamiento, contenido y lenguaje adecuados según dónde interactúes. Si es entre amigos, se permite ser más coloquial y jocoso, pero en un espacio de trabajo o más informativo el lenguaje debe ser más formal y profesional.

Acostúmbrate a confirmar recibido

Debido al bombardeo digital que recibimos a diario, nuestra comunicación puede perderse. Por ello, en el ámbito profesional es de suma importancia avisar a tus clientes cuando les mandas un correo electrónico para asegurarte de que sea revisado. De igual forma, en una conversación por WhatsApp o en redes responde de inmediato o déjale saber al otro que te comunicarás en otro momento. Si te vas a desconectar por un tiempo, avisa para no dejar respuestas en espera o los mensajes en seen o vistos.

Elige el medio de comunicación adecuado para al mensaje que quieres transmitir.

Mantén el toque personal

Planifica tus publicaciones para mantener una buena composición de colores y balance en el contenido, pero evita el exceso de automatización para no alejar en lugar de conectar con tu público. Recuerda que el propósito de las redes es la interacción instantánea con un toque humano y sobre todo que los mensajes sean relevantes y sensibles a lo que está sucediendo en nuestro entorno.

Controla el uso de “hashtags”

Se ha encontrado que los hashtags o etiquetas no tienen tanto efecto en la viralidad del contenido, pero pueden ser irritantes para el lector. Es recomendable entre 3 a 5 hashtags por publicación, no más (que identifique tu comunidad, relacionado al tema y que te identifique a ti o a tu producto).

Cuida tu reputación y tu imagen personal

Hablar mal de tu competencia te resta credibilidad y respeto. Tu imagen personal es tu carta de presentación, procura que sea coherente tu mensaje, objetivos y filosofía de vida.

Considera los horarios de quién recibe tu mensaje antes de contactarlo. No te comuniques en momentos inapropiados.

Respeta el tiempo de los demás

Sé conciso y ve al grano. No recargues el espacio o la capacidad de transmitir datos enviando videos pesados no relevantes. Tampoco abuses de la inmediatez que dan las redes. El horario de los demás debe ser respetado. Así como no te presentarías a la casa de alguien a las 11:30 de la noche para pedirle algo, no lo contactes por WhatsApp u otros canales directos a destiempo.

Sé genuino y auténtico

No trates de pretender ser algo que no eres. La gente prefiere la verdad, ya que a diario vemos demasiada fantasía e ideas falsas de lo que es ideal.

Comparte contenido de valor

Si eres autoridad en un tema, comparte tus conocimientos pues la gente agradecerá tu valioso aporte siempre que sea relevante y útil. Y, si no eres experto y quieres aportar, estudia el tema para contribuir con fundamento. Muy importante, siempre ayuda a mantener debates sanos.

Respeta la privacidad

No revises la intimidad de los demás, por ejemplo, viendo de reojo en un lugar público o de trabajo. Evita enviar mensajes durante horas en las que la otra persona no está disponible. No difundas información de una persona sin su consentimiento, ya que puede tener consecuencias graves y utilizarse en su contra. ¡Y recuerda pedir permiso antes de etiquetar y subir una imagen de otros!

La comunicación a través de redes sociales nos puede llevar a situaciones embarazosas si no seguimos normas básicas.

Mantén tu filtro social

¡Jamás participes en bullying o acoso cibernético! No abuses de tu poder o ventajas que como administrador de un grupo o como influencer para hablar mal y perjudicar a otros. En lugar de exponer a alguien por sus errores, sé solidario con los no nativos digitales y contáctalos aparte para ayudarlos.

No abuses de los emojis o emoticones

Puedes usarlos para que comprendan el tono de tu mensaje y evitar malentendidos, pero con cautela. Según un estudio de la Universidad de Ámsterdam, quienes usan emoticones en el trabajo, por lo general, son vistos como menos inteligentes, menos competentes, aunque un poco más amigables.  Y no se recomienda usarlos con clientes. https://www.surveymonkey.com/curiosity/is-it-ok-to-use-emojis-at-work-heres-what-the-data-tells-us/

Utiliza un lenguaje neutro

Sé inclusivo y no sarcástico, la idea de mandar un mensaje es que todos lo puedan entender. Mantén presente la cultura, creencias e ideales de los demás para no herir susceptibilidades. Evita el uso de abreviaciones que se malinterpreten. Escribir en mayúsculas aparenta que estás gritando, ¡evítalo!

Asegúrate de que tus mensajes se caractericen por la empatía y el respeto.

Está pendiente de los errores

Si cometes un error, trata de solucionarlo antes de que más personas lo vean. Si recibes comentarios negativos, respóndele aparte o trata de responder proactivamente ofreciendo una solución o corrigiendo cualquier desinformación.

Tu identidad es esencial

Usa tu nombre verdadero en tu cuenta para que sea más fácil que te encuentren. Esto te ayudará a construir tu marca personal, generar confianza y credibilidad ante tu audiencia.

Destaca con inteligencia real

Si quieres destacar en redes, lo que expongas debe ser poderoso, significativo y memorable. Recuerda que estás compitiendo con una maquinaria publicitaria, ya que más del 15% del contenido que nos llega es sugerido por la inteligencia artificial, sobre todo en Instagram, y ya Meta anunció que ese porcentaje se duplicará.

Venta sublime

Si usas las redes para vender, evita sobre impulsar excesivamente un producto o servicio. Los clientes pueden sentirse agobiados con tantos mensajes. Para llevar un balance y lograr fidelizar a tu cliente, es recomendable crear una mezcla de contenido de valor, como consejos, recomendaciones o pensamientos de motivación.

No cabe duda de que las redes sociales se han convertido en una de las principales maneras de comunicación a nivel mundial y, a pesar de que hoy estamos más conectados que nunca, al mismo tiempo es cuando más desconectados y ausentes nos encontramos. De allí la importancia de aprender a manejarnos adecuadamente en esta nueva realidad virtual, que puede ser tan beneficiosa como perjudicial, dependiendo de cómo la utilicemos.

Te exhorto a tomar en cuenta la netiqueta, a atreverte a mover fibras, a impactar la vida de otros con positivismo y buen contenido y a marcar la diferencia cada vez que tu comunicación sea a través de ese mundo digital al que todos pertenecemos.

Suzanne Alemany es asesora de imagen, etiqueta y habilidades blandas.
Creadora de Concepto Imagen, S.A., Social Matters y Alemany Designs.

La espontaneidad en las redes paga. Así lo demuestran estos dos ejemplos que causaron furor:

  • Los fanáticos del fútbol seguramente recuerdan el famoso apagón de 30 minutos que ocurrió en el Super Bowl del 2013. Lo que nadie imaginó fue que un tweet improvisado terminaría siendo uno de los más reconocidos en las portadas de cientos de medios en más de 100 países y con más de 525 millones de impresiones. El tweet de una simple galleta Oreo en un espacio oscuro y que decía: “You can still dunk in the dark”, refiriéndose a la acción de sumergir la galleta en un vaso de leche, fue una genialidad.
  • La famosa modelo australiana Essena O’neill, con más de 612 mil seguidores, publicó un video anunciando su retiro de las redes sociales tras su crisis de conciencia. La adolescente reveló el calvario que representaba crear esas imágenes falsas, convirtiéndola en una esclava de la apariencia y alejándola de poder disfrutar de la vida y de todo lo que a ella le gustaba hacer. El anuncio fue un “wake-up call” para las jóvenes que hoy día dejan de vivir para constantemente revisar sus redes, validándose por la cantidad de “likes” o seguidores, lo cual puede generar problemas de depresión, desórdenes alimenticios e inseguridades.

Fotos: Getty Images

Artículo anterior

¿Saben lo que es la ingeniería social?

Próximo artículo

Tesoros arquitectónicos y urbanísticos de Panamá

Foto del avatar

Suzanne Alemany