Historias Humanas

¡Soy mi propio jefe!

Son tres jóvenes empresarios que con mucha tenacidad, visión, creatividad y trabajo han logrado colocarse en el mapa de los panameños, enfocándose en diferenciarse de las demás empresas en su nicho.

Los tres tienen algo en común: el apoyo de sus familias, una visión a largo plazo y mucho compromiso y gusto por lo que hacen. Son menores de 30 años y tienen su negocio propio. Para ninguno ha sido fácil tomar la decisión de abrirse camino solos; pero una vez que lo hicieron, no se arrepienten, pese a las largas horas de labor y sacrificio personal que implica ser su propio jefe. Estas son sus historias.

Alberto Serra, Windmill Productions
A los 14 años de edad, Alberto Serra ya sabía qué quería ser “de grande”: productor. De adolescente ayudaba a su tío –también productor- y a los 25 años decidió que era hora de dejar la comodidad de un sueldo fijo para abrir su pequeño negocio, al que llamó Windmill Productions. Y hasta ahora no ha dudado de su decisión.

Eso fue hace tres años. Él acababa de regresar de trabajar en Brasil y veía cómo sus amigos allá se habían “tirado al agua” y tenían la cultura de empresario independiente. Así “se me quitó un poco el miedo de lanzarme a esta aventura. Y como las ofertas que tuve cuando llegué a Panamá no llenaban mis expectativas, lo decidí, junto con el apoyo de mi familia”, cuenta este joven, que hoy tiene 28 años de edad y es padre de un niño.

Definitivamente, para Alberto una de las cosas más difíciles ha sido convencer a las personas de que creyeran en él, por su edad, “pero como ya tenía varios años en el medio, muchos me conocían y me iban saliendo los trabajos”.

Windmill Productions, ubicada en Albrook, pronto cumplirá tres años de vida; emplea a cinco personas (entre esas, sus dos hermanas) y ha encontrado su nicho en producciones –valga la redundancia– de cine y televisión: videos empresariales y musicales (como el del folclórico “Cienfué”), documentales, comerciales y producciones independientes.

Y es en ese espacio donde su negocio sobresale de los demás. Su ambiente de trabajo es relajado, con personas “comprometidas y enamoradas de lo que hacen”, asegura. Su dedicación por el detalle y su organización y cumplimiento del horario de producción son elementos que han hecho que su empresa progrese. “También el trato con la gente es muy importante”, opina. Esto es apoyado por su filosofía de “cero complicación”: “No encuentro nada difícil. Se han dado altibajos, sobre todo en la parte económica –ya que en este trabajo todos los meses son diferentes y no tienes tu plata segura–, pero al final todo se resuelve”, cuenta Serra, quien se considera alegre, relajado y espontáneo.

Su gran orgullo ha sido el largometraje “La Isla del Diablo”, sobre la cárcel de Coiba. Dura una hora y Alberto lo considera “100% cine independiente”. El estreno fue en el mes de junio y asistieron unas 350 personas al cine, ” ¡fue lleno total!”, cuenta.

Consejos para jóvenes empresarios
• Muchas ganas y esfuerzo
• No se dejen intimidar
• No se rindan al primer tropiezo

Annie Díaz Silén, AD by Annie
Annie Díaz Silén es empresaria independiente desde el año 2004, ya que se dedicaba al mercadeo visual, o “visual merchandising”, pero recientemente “descubrió” el mercado de diseños de trajes de baño… y se disparó como empresaria.

Su inspiración viene de sus constantes visitas a las playas y las quejas de sus amigas acerca de sus vestidos de baño. “Y siempre me preguntaban qué modelo les convenía y le daba mis ideas. Con el tiempo, se me presentó la oportunidad de diseñar, así que la aproveché”. Su primer modelo lo hizo sentada en el suelo, entre muchas lycras y telas, armando las combinaciones y explicándole a la costurera cómo era el diseño que quería.

Y así surgió AD by Annie, una boutique que ofrece, a precios accesibles, diseños únicos a sus clientes. Annie, de 29 años y quien se define como cariñosa, responsable y perseverante, estudió en Estados Unidos, Diseño y Mercadería de Modas. Fue encaminada por su familia: con la ayuda de su padre, Tony, su “apoyo y amigo”, elaboró su estudio de negocios, algo elemental que le dio la base para iniciar. Su mamá y su hermana, su “mano derecha”, la han apoyado en todo momento.

Para ella, lo más difícil de iniciar su negocio fue “atreverse a dar ese salto, del cual no podemos estar seguros el resultado que tendrá. Lo más difícil es… arriesgarte”. “Al principio tenía muchos miedos, pero siempre he querido ser mi propio jefe. Aunque aconsejo primero tomar la mayor experiencia posible, rodeada de las personas adecuadas”, dice Annie.

Una vez decidida a dar el gran salto, se enfocó en montar su boutique desde cero, lo que implicó cantidad de trabajo, largas horas y mucho compromiso: desde la escogencia de telas, el diseño de modelos hasta la venta del producto final. Además, estaba concentrada en buscar lo que la distinguiera de los demás. Opina que su negocio es el único en su estilo en Panamá porque la venta de sus diseños es al por mayor y al por menor, y a la vez ofrece la facilidad de crear marcas propias y diseños para otras tiendas. Esto de la mano de la exclusividad: sólo confecciona de tres a cuatro piezas por combinación –una en cada talla– con atención personalizada. “De esto depende mucho la venta y el retorno del cliente”, opina. “Y algo sí les digo: al final del día, ¡todo vale la pena!”.

Consejos para jóvenes empresarios
• Estén seguros de su decisión
• Calculen el doble de los gastos
• Cuando tomen la decisión de saltar, salten con impulso. Si creen en ello, ¡lo van a lograr!

José Alexis Guardiola, Car Choice
Para José Alexis Guardiola Villalaz, de 27 años, no fue fácil transformar su pasión de niño –los carros– en su forma de vida. Pero una vez se comprometió con su negocio, no ha dado vuelta atrás.

Con la ayuda de su padre y el apoyo de su madre, “una mujer muy emprendedora y trabajadora, mi hermano (Aron) y yo nos decidimos a realizar nuestro primer negocio”, cuenta orgulloso. Así nació el taller Car Choice hace poco más de dos años, dedicado a la reparación y pintura de carros.

¿Qué los distingue de los demás? José Alexis no duda en contestar que el servicio personalizado y el nivel de calidad. “Somos un taller pequeño, con cinco empleados de planta y mi hermano Aron y yo, que somos los encargados”, nos cuenta.

Sus inicios no se perfilaban hacia este negocio. Es perfeccionista, responsable y optimista, cualidades que lo llevaron a estudiar Arquitectura y Diseño en la Universidad Isthmus. Y quizás debido a su formación, lo más difícil al inicio fue la administración y el control de materiales, “ya que la inexperiencia de los dos nos hizo aprender del ensayo y error. De igual forma, al principio laboraba en una firma de arquitectos, por lo que tenía que estar dividendo mi tiempo entre ambas cosas. Luego me di cuenta de que si quería que el negocio funcionara, debía hacer ciertos sacrificios, y con la ayuda de Dios y teniendo fe en que sí podíamos hacerlo fue que decidí entrar de lleno en Car Choice”.

José Alexis ha realizado que tener un negocio propio no es fácil, sobre todo cuando la competencia abunda y la calidad del trabajo es la carta de presentación. Implica largas horas y mucha responsabilidad, “pero eso no se compara con lo gratificante que es cuando un cliente nos recomienda, o pone en nuestras manos un auto de lujo con la plena confianza que el trabajo que se va a realizar va a ser de plena satisfacción; eso nos demuestra cada día que estamos realizando el trabajo de la mejor manera”, cuenta.

Y nunca ha dudado de su decisión. “Si tuviera la oportunidad de empezar nuevamente, pues claro que habría cosas que hubiera hecho no diferente, pero sí mejor”, explica. “Y yo siempre le digo a la gente que si tienes la oportunidad de tener tu propio negocio, debes hacerlo por más sacrificado que sea; es mucho más gratificante”.

Consejos para jóvenes empresarios:
• Importante: un buen plan de negocios con una extensa investigación.
• Tenga varias alternativas -un plan B-
• Acepte consejos de quienes tienen experiencia.
• Buena cara al mal tiempo, confiando en Dios primero.

Fotos: Tito Herrera.

Para abrir un nuevo negocio
Registrar su nuevo negocio ante el Gobierno debe ser ahora un proceso más fácil debido a PanamaEmprende. ¿Qué hacer? El primer paso es entrar a www.panamaemprende.gob.pa. Allí, paso a paso, se detalla el proceso a seguir para registrar su negocio en vez de realizar los procesos anteriores que tomaban hasta tres meses.

En otras palabras, este sitio web reemplaza la obtención de licencia comercial, el visto bueno ante la Junta Comunal, el registro ante el municipio respectivo, etc. Eso sí, esté preparado con toda la información de la empresa, ya que se la solicitan: desde el nombre comercial, la información para la Dirección General de Ingresos (DGI) y, si es una persona jurídica, los datos de la sociedad.

El sistema le permite hacer el pago, por medio de tarjeta de crédito o de un banco local, en el momento, sin necesidad de visitar varias instituciones. Importante: hay una excepción para ciertas actividades como la banca, los seguros, las empresas financieras, venta de armas y empresas de seguridad, pues no califican para este sistema.

Artículo anterior

Esos monstruos maravillosos

Próximo artículo

¿Cómo saber si sufro de ansiedad?

Marti Ostrander de Carney

Colaborador de revista En Exclusiva