Cultura y Gastronomía

El teatro panameño: con muchas ganas de crecer

Aunque montar una obra de teatro es un proceso largo y costoso, los amantes de este arte continúan produciendo espectáculos de calidad para el público panameño.

A nivel mundial, el teatro ha tenido varias épocas de esplendor. Entre los dramaturgos más famosos de la historia están William Shakespeare, Moliére, Pedro Calderón de la Barca y Bertolt Brecht.

Desde los grandes espectáculos de Broadway y del West End de Londres, hasta pequeños escenarios comunitarios, el teatro es un arte que deleita a millones de personas alrededor del mundo. Es una experiencia única que estimula los sentidos y transporta a la audiencia a mundos lejanos.

En Panamá, el teatro ha tenido sus altas y bajas y aunque ha visto un gran progreso en los últimos años, aún enfrenta grandes retos. Hoy en día en nuestra ciudad solo existen dos salas de teatro privadas (Aba y La Quadra) y una que funciona como organización sin fines de lucro (En Círculo). El mayor reto: el económico.

Negocio difícil
Algunas de las personas más representativas del teatro en Panamá coinciden en algo fundamental: el que hace teatro aquí es porque siente gran pasión por este arte, no porque es lucrativo. “La gente se pregunta: ¿por qué estamos haciendo esto si no genera dinero? Y honestamente no, no genera dinero, la gente involucrada en teatro lo hace para promover la cultura y promover las artes en Panamá. Estamos comprometidos”, dice Edwin Cedeño, director y actor, quien hace unos años inauguró el teatro La Quadra junto a la productora Diana de Abouganem y la actriz Stella Lauri.

Y es que montar una obra de teatro es toda una hazaña, especialmente por los costos que involucra. Por ejemplo, el reciente montaje de la obra musical de Disney La Bella y la Bestia, tuvo un costo superior a los 200 mil dólares, según la productora de la obra, Diana de Abouganem. Ella cuenta que solo el pago de regalías por el derecho a poner una obra en escena puede costar entre mil y 7 mil dólares, dependiendo de la obra. Tomando en cuenta que la producción teatral en Panamá se mantiene prácticamente en su totalidad gracias a la empresa privada, es obvio por qué no se producen más obras anualmente.

Pero hay otros factores que también influyen en la falta de salas y de oferta teatral. Uno de los más importantes: el público. El público tiene que exigir las manifestaciones culturales artísticas porque si no hay demanda, será poca la oferta.

A pesar de esta situación, los involucrados se muestran muy optimistas con respecto al futuro gracias a un factor muy importante: la presencia del teatro en los colegios. Según Marycarmen Retally, presidenta de la Junta Directiva de la Asociación de Teatro en Círculo de Panamá, es importante tener un “semillero” de artistas, productores y demás, que en el futuro se interesen más por el teatro y por supuesto, un público que lo aprecie. Hoy en día, colegios como el Alberto Einstein, San Agustín, Las Esclavas y la Academia Interamericana de Panamá, entre otros, tienen programas de teatro y producen obras estudiantiles de muy buena calidad tanto a nivel interno como externo.

El año pasado, la Academia Interamericana de Panamá presentó la obra High School Musical con gran éxito. La iniciativa de ésta y otras escuelas logra promover la cultura y la apreciación del arte entre los jóvenes panameños.

De la misma forma, los números lo demuestran. En el teatro Aba, por ejemplo, de un promedio de 33 funciones por temporada que se hacían entre los años 1991-1993, han alcanzado el promedio actual de 41 funciones por temporada. Incluso hay más jóvenes con deseos de estudiar actuación para teatro, según su propietaria Aurea Horta.

Bruce Quinn, conocido director de obras musicales, ve mucho progreso en el teatro local. “Cuando hice Chicago vinieron 5 mil personas a verla en el Teatro en Círculo en 20 días, eso es muchísimo para ese teatro. La gente tiene hambre de obras musicales en Panamá”, dice.

Bruce Quinn ha dirigido cientos de musicales en nuestro país, todos de excelente calidad y gran acogida.

Hay calidad
A pesar de ser una industria pequeña, las obras que se producen en Panamá son buenas y algunas, excelentes. Lo que más se produce es comedia de todo tipo: burlesca, satírica, negra, romántica, entre otras. Según Horta, el público panameño es muy receptivo, se divierte en las obras, participa con sus risas y más padres están llevando a sus hijos a ver teatro infantil. En la Quadra, sus fundadores buscan promover nuevas formas de teatro. “Nosotros estamos promoviendo una estética diferente y otro tipo de obras, versiones más modernas de obras de Shakespeare, obras de autores panameños, obras grotescas, obras absurdas, obras ideológicas, y obras totalmente experimentales”, dice. En la Quadra está la primera sala tipo “semi-arena” en nuestro país, donde no hay un escenario sino un espacio en medio del público, lo que se presta para diferentes expresiones teatrales.

Bruce Quinn cuenta que hace unos años nos visitó el famoso director inglés Tim Rice y, al ver la obra Jesucristo Superestrella, quedó gratamente sorprendido. Igual de sorprendido quedó otro productor londinense, amigo de Quinn. “Este señor, cuando vio Cabaret me dijo: ‘Estoy totalmente sorprendido del calibre de la obra, no lo esperaba en Panamá. ¿Cuándo es su temporada?’. Quedó decepcionado cuando Quinn le explicó que en Panamá no existe temporada de teatro, se produce lo que se puede.

Para este director, el boom económico que vive Panamá y la llegada de extranjeros a nuestro país va a marcar una diferencia. “Hay un boom, pero parte de ese boom debe involucrar a la cultura, falta eso. Tal vez el instrumento que va a cambiar el ambiente cultural aquí van a ser los extranjeros que vienen a Panamá, que tienen más hambre de cultura”, dice. Y para él, no habrá problema porque entre el talento de productores, directores, directores musicales, coreógrafos y actores panameños, hay mucho que ofrecer.

Para conocer qué obras están en cartelera puede visitar web sites como: www.teatrodepanama.com, www.teatroquadra.com, www.teatroaba.com, y www.teatroencirculo.com. Quizás se anime a ver un musical o una pequeña obra experimental, cualquiera que sea, seguramente pasará un rato agradable gracias a este arte que nos ha cautivado desde sus primeras expresiones en la antigua Grecia.

Teatro alrededor del mundo
De su expresión original, el teatro ha tomado muchas otras formas como la ópera, el ballet, el mimo, la ópera china y la pantomima y todas las culturas del mundo tienen algún tipo de expresión teatral. >El kabuki, por ejemplo, es un tipo de teatro japonés tradicional en el que se representan situaciones trágicas o cómicas de forma estilizada y con el uso de maquillajes elaborados por los actores. Aquí los colores, el sonido, la imagen y el espacio se integran de una manera armónica para hacer de éste un tipo de teatro único. Muy lejos de allí, en Canadá, se practica Theatresports (deporte teatral), una forma de teatro de improvisación que utiliza un formato de competencia entre dos equipos que improvisan diferentes escenas basadas en sugerencias del público y que luego son calificados por el mismo público o un jurado. En el Sureste asiático, lo que más se ve es el teatro de marionetas, como el wayang kulit, o marionetas de sombras, en Java. En esta parte del mundo, las marionetas son muy apreciadas y los actores estudian sus movimientos para imitarlos.

 

Teatro estudiantil
El Colegio Alberto Einstein fue el pionero en la producción de obras estudiantiles en Panamá, comenzando en 1955. Este año montaron la obra Peter Pan, que se presentó a mediados del 2008. El Colegio San Agustín ha producido obras de teatro desde 1991. El año pasado presentaron Tin Marín y este año están trabajando en Alicia en el país de las maravillas. El grupo de teatro tiene 43 estudiantes de primaria y secundaria, de primer grado a décimo segundo grado. El Colegio Las Esclavas produce obras desde 1995 y este año planean montar La zapatera prodigiosa, de Federico García Lorca. La Academia Interamericana de Panamá, otra escuela que monta obras estudiantiles, presentó el año pasado High School Musical y este año está trabajando en la obra The Wiz, con la participación de estudiantes entre noveno y décimo segundo grado, bajo la guía de Juan Carlos Adames, Pituka Ortega Heilbron y Patricia Galindo de Orillac.

 

La obra musical 2000 Años Después se presentó en el Teatro Nacional del 16 al 21 de abril de 2008 y contó con la participación de conocidos artistas panameños como Alejandro Lagrotta e Iván Barrios.

Fotos por: Silvia Grunhut, Tete Olivella y Tito Herrera.

Artículo anterior

Ante una nueva era: el agua

Próximo artículo

Abriendo aulas al mundo con tecnología

Jackie Souter

Gerente de Responsabilidad Social y Comunicaciones de Banco General. Licenciada en comunicaciones, Simon Fraser University. Fellow del Global Competitiveness Leadership Program, Georgetown University.