Actualidad

Panamá entre las luces, la cámara y la acción

Los escenarios naturales, las locaciones singulares y los incentivos económicos de Panamá han sido claves para que más productoras internacionales le apuesten como destino ideal de filmación.

¿Sabía que, en promedio, unas 40 producciones internacionales al año son filmadas en el istmo? De hecho, de 2015 a 2020, Panamá acogió a más de 300 producciones audiovisuales extranjeras entre largometrajes, documentales, videos musicales, reality shows y comerciales, generando un total de unos 25 millones de dólares. Nada malo para nuestra industria cinematográfica que, pese a ser relativamente nueva y pequeña, viene teniendo un impacto económico positivo en el país.

Estas buenas noticias vienen de la mano de la Comisión Fílmica de Panamá que, consciente del gran potencial y originalidad de nuestro país, no solo continuó a toda marcha durante la pandemia, sino que, además, ha venido fortaleciendo a Panamá como telón de fondo para la realización de filmaciones extranjeras.

En la pantalla grande

Si pensó haber visto imágenes de Panamá en el largometraje The Tailor of Panama (El Sastre de Panamá), filmada en 2000; en la tercera temporada de la serie estadounidense Prison Break, grabada en 2007, o en la película Quantum of Solace, en 2008, estaba en lo correcto.

Una escena de la serie española “La Casa de Papel” se filmó en plena Cinta Costera, con un auto equipado para la toma.

Haciendo un breve repaso de cómo nuestro país ha sido escenario exitoso de producciones de talla mundial, basta con remontarnos a ciertas escenas rodadas en lugares que nos resultan familiares. Tal es el caso de las que aparecieron en la última saga de James Bond, Quantum of Solace, y que fueron filmadas en Santa Ana, donde el actor estelar, Daniel Craig, subía a un taxi en su característico entero. También pudieron haberle resultado conocidas las aguas de Colón, donde el agente 007 manejaba con maestría una lancha rápida.

Las escenas del “reality show” The Hero fueron filmadas en la avenida Balboa y el área de Paitilla en la ciudad de Panamá.

Cuatro años después, en 2012, algunos locales pudieron haberse topado con el actor estadounidense Mark Wahlberg, quien vino a rodar la película Contraband (Contrabando), protagonizando escenas en el Canal de Panamá, Panamá Ports, El Chorrillo y el viaducto marino.

En 2013, espectaculares tomas áreas de los edificios de la avenida Balboa, el Canal de Panamá y el puente Centenario fueron realizadas para el reality show de competencias extremas, The Hero, conducido por Dwayne Johnson, mejor conocido como The Rock (La Roca).

Al año siguiente, Panamá fue el centro de rodaje de la cinta Escobar: Paraíso Perdido, con el ganador del Oscar, Benicio del Toro, como protagonista. Lo mismo ocurrió en 2016, con la filmación del sencillo Duele el Corazón, del cantante español Enrique Iglesias, junto al puertorriqueño Wisin, con escenas en la cima de los rascacielos de la capital y en el desierto de Sarigua.

Y, más recientemente, Panamá fue testigo de dos producciones de alto nivel: La tercera temporada de la serie española de Netflix, La Casa de Papel, filmada en Guna Yala en 2019 y The Suicide Squad 2 (Escuadrón Suicida 2), cuyo estreno mundial se acaba de dar, la cual generó unos US$5.5 millones al país tras las filmaciones llevadas a cabo en el Casco Antiguo y en la provincia de Colón en febrero de 2020. Esta última producción contrató a 2,500 panameños como parte de su equipo local.

Equipo de producción y actores de la serie “La Casa de Papel” al terminar la filmación en Guna Yala.

¿Por qué Panamá?

“Panamá siempre ha llamado la atención de productoras extranjeras por sus hermosas locaciones, seguridad frente a otros países de la región, diversidad de culturas, estabilidad financiera, manejo del dólar, conectividad, profesionalismo de sus técnicos y facilitación de trámites”, nos cuenta Essie Mastellari, jefe de la Comisión Fílmica, oficina adscrita al Ministerio de Comercio e Industrias que viene promoviendo todos estos atributos y colocando al país en el mapa internacional como escenario ideal de filmación.

La película “Escobar: Paraíso Perdido”, protagonizada por Benicio del Toro, fue filmada en diversas locaciones en Panamá, incluyendo Bocas del Toro y Colón.

Esta labor no solo requiere de una presencia continua en festivales internacionales y visitas a mercados extranjeros para crear y fortalecer contactos, sino también de reuniones regulares con las productoras.

“Cuando hacemos la presentación, les mostramos un abanico de posibilidades con fotografías del Casco Viejo, Colón, las playas, las etnias, las culturas y todo lo que tiene Panamá”, expresa Mastellari, quien resalta que algunas producciones cinematográficas no necesariamente están buscando zonas bonitas, sino locaciones que se ajusten a las necesidades de las escenas que tienen en mente.

En la secuela de The Suicide Squad, “estaban buscando un lugar que cumpliera con ciertos requisitos específicos para algunas tomas, entonces fueron a Colón y les gustó para la parte de la película que iban a filmar”, apunta.

Asimismo, Mastellari les da a conocer nuestra trayectoria y experiencia como plaza de filmación con imágenes de referencia en donde se han filmado otros proyectos y la forma en que productoras anteriores han trabajado con ellas. “Esta escena de James Bond en México, realmente fue filmada aquí”, les explica.

Pasado este proceso, las productoras interesadas en conocer los lugares presentados envían a sus location scouts (buscadores de locaciones) a investigarlos y, ya luego de tomada la decisión de filmar en el istmo, proceden a registrar la producción con la Comisión Fílmica.

Diamante en bruto

Pese a que Panamá siempre ha atraído producciones internacionales de diversos montos de inversión, la realidad es que no era un competidor fuerte ante otros países de la región, como Puerto Rico, República Dominicana y Colombia, que desde tiempo atrás vienen ofreciendo un incentivo económico o frente a Costa Rica, que además de poseer escenarios similares a Panamá, está forjando una industria cinematográfica respetada y también se encuentra próxima a lanzar uno.

Uno de los atractivos de Panamá para productores internacionales son las locaciones tropicales de nuestro país.

Conscientes de los beneficios que podía aportar Panamá como escenario de filmación de proyectos extranjeros, un grupo de cineastas independientes trabajó en la creación de la Ley 16 del 27 de abril de 2012, (Ley de Cine), que promulgaba que a toda productora internacional que filmara en tierras canaleras con un monto de inversión superior a US$3 millones se le haría un retorno económico del 15% del presupuesto. El diamante en bruto comenzaba a ser pulido.

Este atractivo le dio un impulso a la industria con la llegada de más productoras extranjeras, percibiendo entre US$7 y US$8 millones al año. Sin embargo, este incentivo continuaba siendo más bajo que el de República Dominicana, Puerto Rico y Colombia, que ofrecían un 35% y 40%, respectivamente.

Así que, con el objetivo de pisar más fuerte en esta reñida arena, la Comisión Fílmica se puso manos a la obra, proponiendo un llamativo 25% de retorno económico por un monto de inversión de US$500,000, el cual comenzó a regir desde el 3 de noviembre de 2020.

El esfuerzo dio sus frutos y muy pronto seremos testigos de todo el revuelo que acompañará la llegada de dos grandes producciones que aplican a este nuevo incentivo económico:

Stars at Noon (Las Estrellas al Mediodía), con un monto de inversión de US$2 millones, la cual se filmará toda en Panamá y el reality show estadounidense Beyond the Edge (Más allá del Borde), el cual escogió a Bocas del Toro como su plató, con un presupuesto de US$4.4 millones.

Stars at Noon

En un mes comenzará el rodaje del largometraje Stars at Noon, bajo la dirección de la guionista y directora francesa Claire Denis, quien estuvo en Panamá durante la tercera edición de IFF Panamá, 2014 en donde compartió con Pituka Ortega de Heilbron, directora del Festival Internacional de Cine de Panamá, quien nos contó lo encantada que había quedado Denis con nuestro país.

“Nunca lo olvidó. Cuando se le presentó la posibilidad de dirigir una historia que se lleva a cabo en Centroamérica, se contactó conmigo, pues estaba viendo diversos países de la región. Nos reunimos en Cannes en 2019, con su productor, y en ese momento la realidad del incremento en el cash back (el incentivo fiscal) estaba a punto de aprobarse.

El colorido de muchos barrios panameños es un gran atractivo para filmar escenas de películas.

Claire hizo una visita preliminar en noviembre de 2019, después de haber visto Nicaragua, Costa Rica, Colombia y tanto ella como sus productores se sintieron cómodos con lo que Panamá podía ofrecer. Vino la pandemia, el proyecto se paralizó y a principio de este año se volvió a despertar y aquí estamos”, recuerda Ortega de Heilbron.

Basada en la novela de Denis Johnson, titulada con el mismo nombre, la película narra la historia de una mujer estadounidense durante la revolución sandinista en la Nicaragua de los años 80 y contará con la actuación estelar de la estadounidense Margaret Qualley, mayormente reconocida por la película Once Upon a Time in Hollywood, y el británico Taron Egerton, quien interpretó al cantante Elton John en la cinta Rocketman, así como con actores panameños y la participación de 85 miembros de la industria local.

Ortega de Heilbron será su productora local, un cargo que involucra no solamente sostener, armar y facilitar la producción de la película en Panamá —buscando locaciones, contratando miembros de la industria local, actores, equipo y espacios inmobiliarios—, sino también asesorar en los temas legales del país y atender a los realizadores y actores internacionales que forman parte de la producción madre.

“En realidad, es un trabajo delicado porque la producción internacional depende de la productora nacional y el nivel de confianza en la ejecución de nuestro trabajo es enorme, se ponen en nuestras manos. Somos la cara del país que muestra nuestra capacidad de cumplir y ejecutar en una industria sumamente demandante”, resalta Ortega de Heilbron.

Hecho en casa

El director de la película “Escobar: Paraíso Perdido” revisa tomas realizadas con su equipo de Producción en Panamá.

El sector cinematográfico nacional también nos trae una bocanada de aire fresco. Pese a las circunstancias de la pandemia, siguió demostrando la madera y profesionalismo local con producciones listas para ser lanzadas próximamente.

“De 2013 a 2020 se han estrenado 12 películas y 13 documentales nacionales realizados con el apoyo económico del Fondo Cine y actualmente tenemos pendientes en diferentes etapas de producción 16 películas y 17 documentales, muchos de ellos con valiosas historias que reflejan nuestra cultura e identidad”, destaca Sheila González, directora de la Dirección Nacional de Cine del Ministerio de Cultura de Panamá (Dicine).

Asimismo, nos confirmó que, en cuanto a largometrajes, se encuentran para estrenar en cualquier momento en Panamá la película Plaza Catedral, del cineasta Abner Benaim, protagonizada por el colombiano Manolo Cardona y la mexicana Ilse Salas, y la comedia Algo Azul, de la directora Mariel García Sponner, quien ya tuvo su estreno internacional en Los Ángeles Latino International Film Festival 2021, y, entre los documentales está Wigudun, dirigido por Fernando Muñoz.

Otros en su fase final de producción son La Granja, del director Alberto Serra; Las Hijas de Alonso, dirigida por Kattia González, y el documental Tito, Margot y Yo, de las cineastas Delfina Vidal y Mercedes Arias, que se centra en la turbulenta vida política del abogado, diplomático y periodista panameño, Roberto Arias, conocido como Tito, y su historia de amor con su esposa, la bailarina inglesa de renombre mundial, Margot Fonteyn.

Igualmente, este año el director y guionista Frank Spano tiene estimado iniciar el rodaje de Gauguin y el Canal. La cinta de US$3 millones contará con actores tanto franceses como panameños y será presentada en varios festivales internacionales.

“Vemos que poco a poco con el apoyo del Estado se está reactivando la actividad cinematográfica en Panamá, la cual aporta importantes beneficios económicos al país pues, además del cine, genera también empleos a otros sectores como el del turismo, transporte, artístico, la hotelería, logística y gastronomía, entre otros”, concluye Sheila González.

Seguir en la escena

Lo que comenzó hace unos años como una mancuerna artística entre Panamá y la industria cinematográfica está sigilosamente transformándose, no solo en un potencial motor económico para el país, esperando inyectarle un 6%, sino también en una importante vitrina que muestre al mundo todos los atractivos y cualidades de nuestro terruño y lo preparados que estamos para trabajar con las más grandes productoras internacionales.

Y, aunque falte camino por recorrer, la idea es seguir siendo parte de la escena mundial en lo que a producciones de alto nivel se refiere y continuar divulgando ampliamente nuestras bondades lo que, en un futuro cercano, podría posicionarnos como un referente en la región.

Algunos enlaces a tráileres de proyectos internacionales y producciones locales filmados en Panamá:

 

The Suicide Squad 2

https://youtu.be/JuDLepNa7hw

 

Quantum of Solace

https://youtu.be/ruyn-b17fbc

 

The Tailor of Panama

https://youtu.be/if887QzvTiw

 

The Hero

https://youtu.be/2ncS5viy1Kw

 

Tito, Margot y Yo

https://youtu.be/9M7Cf8D2hq0

 

Algo Azul

https://youtu.be/1ugPPMVfQgs

 

Fotografías de La Casa de Papel, The Hero y Escobar: Paraíso Perdido: Comisión Fílmica de Panamá
Artículo anterior

La influencia de la tecnología en los deportes

Próximo artículo

¡A caminar Panamá!

Vanesa Restrepo de Rinkel

Con casi 20 años de experiencia en el medio escrito, esta comunicadora social radicada hace 10 años en Panamá, ha trabajado para reconocidos periódicos en Londres y Colombia antes de empezar a escribir para revistas panameñas como En Exclusiva con la que lleva colaborando casi seis años.