Viajes

India, tierra de contrastes

Aterricé en Nueva Delhi la noche del 4 de abril del año en curso. Si bien había visitado la India diez años antes, llegué con tantas expectativas como la primera vez. Poco antes de partir había leído que en abril se celebrarían las elecciones generales de este país, que con sus más de 1,200 millones de habitantes, constituye la democracia más numerosa del mundo. Para lograr que la mayoría de la población pueda votar de manera organizada, el sufragio allá no se lleva a cabo en un día sino en nueve fases que transcurren a lo largo de más de un mes. Así, entre el 7 de abril y el 12 de mayo de 2014, la India fue anfitriona de las elecciones más grandes de la historia mundial, en las cuales el opositor Narendra Modi fue elegido Primer Ministro de este sistema parlamentario.

En Delhi vivimos con creces el ambiente electoral. Pancartas, comentarios y más conmoción de lo normal se unían a los cientos de animales, olores, carros, motos, ruidos y multitudes que conviven ahí a diario, acentuando así la atmósfera de caos que, ante la percepción de los turistas, reina en las grandes ciudades de la India. Si bien este ambiente puede ser abrumador y da la sensación de que en cada esquina está a punto de ocurrir un trágico accidente, al final toda esa energía fluye de una u otra manera y, a la vez, le da un encanto único a la India.

Aprovechamos nuestra estadía en la ciudad capital para pasear por las calles de la Vieja Delhi en uno de los famosos “rickshaws” o “tuk-tuks”, mototaxis con techo y asiento trasero que se utilizan como medio de transporte común en este y otros países asiáticos. Entre mosquitos, calor y muchos mendigos, visitamos la hermosa mezquita Jama Masjid, la más grande del país, y el Fuerte Rojo, el cual se extiende por más de dos kilómetros y fue construido en 1638 para proteger al Imperio mogol de posibles invasores. En otras partes de la ciudad visitamos la tumba de Humayun, una de las obras arquitectónicas que sirvió de inspiración para el diseño del Taj Mahal, y la Puerta de la India, monumento conmemorativo a los soldados de este país que perdieron sus vidas en la Segunda Guerra Mundial.

A través de nuestro recorrido por estas y otras obras, tuvimos la oportunidad de repasar la historia de esta cultura milenaria, cuyos albores datan cerca del año 3300 a. C., cuando surgió la civilización del valle del Indo, a orillas del río homónimo. Luego siguió el periodo védico, en el cual se escribieron los Vedas, o textos más antiguos de la literatura de la India. Estos textos fueron la base de la religión védica, antecesora de la religión hinduista, a la cual más del 80% de la población del país es fiel hoy en día. Esto representa más de mil millones de creyentes, lo cual convierte al hinduismo en la tercera religión más popular del mundo, después del cristianismo y el islam.

Del largo periodo clásico (entre los siglos 3 a. C. y 13 d. C.) cabe destacar al Imperio Gupta, el cual unió a casi todo el subcontinente indio y gobernó durante su Era Dorada. Este imperio se caracterizó por traer paz y prosperidad, lo cual a su vez permitió e impulsó importantes avances en la ciencia, el arte, la literatura, la religión y la filosofía, entre muchos otros campos. Incluso elementos muy relevantes de nuestras vidas de hoy en día (casi dos mil años más tarde), como lo son el número cero y el juego de ajedrez, se inventaron en la India durante esta época.

Lógicamente, estos y otros inventos y conceptos de la cultura india se esparcieron por toda Asia en este periodo. Los siglos que siguieron vieron a muchos imperios surgir y caer, incluyendo al mogol. Desde finales del siglo dieciocho, la India estuvo bajo mando británico hasta 1947, cuando finalmente logró su independencia y nació oficialmente como república.

De Delhi manejamos durante tres horas por una nueva autopista hasta llegar a Agra, epítome de contrastes, pues gran parte de su población vive en condiciones paupérrimas a pesar de estar en la sede del majestuoso Taj Mahal. Este conjunto de edificios fue construido por instrucciones del emperador mogol Shah Jahan, quien estaba muy afectado tras la muerte de su esposa y quería rendirle homenaje de la manera más espléndida posible. Dada la prosperidad de la época, y basándose en obras arquitectónicas de estilo islámico, persa, indio y turco, ordenó la construcción de este complejo. Su edificio más notorio es el mausoleo de piedra blanca en el que yacen las tumbas del emperador y de su esposa, y el cual tardó 12 años (de 1632 a 1648) en completarse. Hasta la actualidad, el Taj Mahal es considerado un símbolo de amor a nivel mundial y uno de los principales atractivos turísticos de la India.

Para completar el “triángulo dorado”, como se le conoce al conjunto de Delhi, Agra y Jaipur, solo nos faltó esta última, la cual ya había visitado en mi viaje anterior a la India. A Jaipur, ubicada en el estado de Rayastán, también se le conoce como la “ciudad rosada” pues la mayoría de sus edificios son de este distintivo color. Ahí se destacan múltiples palacios y fuertes, además del Museo Albert Hall y el parque Elefantastic, donde es posible convivir con elefantes. En el mismo estado se encuentra la mágica Udaipur, también conocida como la “ciudad de los lagos” o la “Venecia del este” por los múltiples y espectaculares cuerpos de agua que la bordean. En el 2004, también en Rayastán, visité el Parque Nacional Ranthambore, uno de los más grandes de esta nación, conocido por su población nativa de tigres. Ahí es posible hacer safaris para ver a estos imponentes animales en su hábitat natural. Los tigres están en peligro de extinción y en este parque viven alrededor de 60 de los pocos más de 2,000 de su especie que quedan en el mundo.

En el norte de la India vale la pena visitar los pueblos montañosos desde los cuales se aprecia la cordillera del Himalaya. Al oeste visitamos la ciudad costera de Mumbai, la más poblada y rica del país y su capital financiera, comercial y de entretenimiento. Mumbai es la sede de las casas matrices de muchas entidades financieras y empresas multinacionales, así como de Bollywood y toda la industria televisiva y cinematográfica del país. Otra ciudad clave, localizada más hacia el sur, es Bangalore (Bengaluru). A esta se le conoce como el “Silicon Valley de la India” por su rol como mayor exportadora de servicios de tecnología e informática y sede de las principales empresas de esta industria, la cual a su vez es una de las ventajas competitivas más cruciales que tiene el país respecto de la economía global. El estado de Goa, también al oeste, es famoso por sus playas y resorts.

La India tiene de todo que ofrecer en términos de turismo: historia larga, cultura densa, arquitectura única, ciudades grandes y belleza natural. Sin embargo, todos estos atributos contrastan palpablemente, tanto en sitios urbanos como rurales, con una pobreza abismal y masiva, un tránsito anárquico y bullicioso, y un ambiente de caos pleno. Con la décima economía más grande del mundo y la segunda población más numerosa, tiene su trampolín hacia la prosperidad –pero a la vez parece estar atada a un yunque que le impide saltar. Los mismos activos que la estimulan exacerban en ella los retos típicos de países subdesarrollados: como la corrupción, la malnutrición, el analfabetismo y la densidad. La esperanza de la India recae entonces en sus futuras generaciones. Se espera que para el año 2020  se convierta en el país más joven del mundo, con una edad media de 29 años. Esto le daría a la India el mayor mercado de consumidores y la fuerza laboral más numerosa del mundo, dos atributos que harían al país incluso más competitivo y atractivo para la inversión extranjera y que podrían ayudar a impulsarlo a alcanzar el desarrollo que tanto anhela.

¿Cómo llegar?
Desde Panamá, es posible llegar a la India tomando tan solo dos vuelos. Algunas escalas posibles son Newark o Ámsterdam.

¿Se requiere visa?
Sí, los panameños necesitan visa para ir a la India. Es posible obtenerla en la Embajada de la India en la ciudad de Panamá. Para investigar los requisitos, puede visitar su website: www.indempan.org

¿Dónde hospedarse?
Para información sobre hoteles, trenes, tours o paquetes, visite el website oficial de turismo de la India: www.incredibleindia.org/en/

¿Qué otros países visitar cerca de la India?

  • Nepal, para ver el Monte Everest
  • Sri Lanka, para adentrarse aún más en la cultura del sur asiático.
  • Las Maldivas, para ir a la playa

¿Otros consejos?
Al llegar, sea precavido con la comida. Son tantos los turistas que sufren de malestares estomacales al llegar a la India, que al síndrome ya se le conoce como “Delhi Belly”.

Fotos:
Atlantide Phototravel / Corbis / Latinstock México
Kazuyoshi Nomachi / Corbis / Latinstock México
Gavin Hellier / JAI / Corbis / Latinstock México
David Sutherland / Corbis / Latinstock México
Tim Graham / Corbis / Latinstock México
Frederic Soltan / Corbis/ Latinstock México
Danny Lehman / Corbis / Latinstock México
James Sparshatt / Design Pics / Corbis / Latinstock México

 

Artículo anterior

Cuando la gastronomía va más allá

Próximo artículo

En las entrañas de la Tierra

Ana Sofía Alemán

Ana Sofía Alemán

Panameña de 27 años. Estudios: licenciatura en antropología y mandarín de la universidad de Princeton; maestría en administración de empresas de la universidad de Duke. Carrera: Gerente de Alianzas en Copa Airlines hasta el año 2012; desde entonces, Gerente de Estrategia y Mercadeo en Alcogal. Hobbies: viajar; su meta es visitar 100 países antes de cumplir 30 años (ha visitado 88).