Sus Buenos Vecinos

JADIS: por la inclusión laboral

Se habla mucho de la inclusión de personas con discapacidad, pero la realidad es que en Panamá todavía enfrentamos grandes retos, porque a ellos les es difícil encontrar una manera de ser productivos en la sociedad. Es un tema complejo que incluye deficiencias en el sistema educativo, prejuicios y la falta de una verdadera cultura de inclusión.

De esta realidad surge la Fundación Laboral Jóvenes y Adultos con Discapacidad (JADIS) en 2004, cuyo objetivo es capacitar a jóvenes y adultos con necesidades educativas especiales en el área de producción y servicios para darles la oportunidad de desarrollarse mediante un trabajo productivo.

Esta ONG nace por iniciativa de un grupo de padres de familia liderados por la señora Dalia Chong de Jaramillo, quien nos cuenta su vivencia: “Éramos padres desesperados. No había alternativas para nuestros hijos a los 18 años, después de la salida de la Escuela Vocacional Especial (EVE), del Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE), se pasaban en sus casas sin hacer nada, viendo televisión, olvidando lo poco que habían aprendido y algunos cambiando de actitud”.

En poco tiempo, y con pequeños espacios para talleres, JADIS ya ha tenido historias de éxito, que han transformado las vidas de personas que ahora se sienten productivas y felices, con trabajos reales. Actualmente, atienden a 70 jóvenes activos y ya han insertado a 10 jóvenes en el ámbito laboral para trabajar en hoteles y restaurantes, entre otros negocios. Les enseñan, los estimulan y les suben su autoestima. Además de los talleres tienen otras actividades recreativas que los ayudan a socializar, divertirse y ver cosas diferentes, cosas a las que todo ser humano tiene derecho.

A pesar del éxito, aún enfrentan muchos retos. “Los retos son muy grandes y difíciles, uno de ellos es que no contamos con suficiente personal para darle seguimiento en el momento que son incluidos en el área laboral; ellos necesitan de un instructor que les dé apoyo cuando entran a una empresa y poco a poco se les vaya dejando solos”, nos comenta Dalia. Para abordar este reto necesitan recursos económicos para contratar a estas personas, capacitarlas y darle seguimiento a los casos.

Otro reto complejo que enfrentan es el tema del seguro social.  “Algo que nos preocupa mucho –informa Dalia– es que nosotros tenemos jóvenes  que pueden ser insertados en el área laboral, pero los padres no aceptan ya que las empresas tienen que pagarles seguro social y, en el momento en que empiezan a cotizar, pierden los beneficios de los padres y no es seguro que sigan trabajando hasta alcanzar su edad de jubilación”. Son problemas reales que JADIS está tratando de resolver a través de una relación más cercana con las empresas y las familias de estas personas.

A pesar de todo, la Fundación y sus beneficiarios no se dan por vencidos y tienen metas ambiciosas. “Tenemos muchos jóvenes que no podrían ser insertados por muchas razones, pero nos gustaría tener un taller de empaque y poder hacer enlaces con las empresas para beneficiar a estos chicos, que también se sienten útiles con la sociedad”.

Sabemos que, a pesar de los retos, con su trabajo han cambiado y seguirán cambiando vidas, así como a toda la sociedad. Cualquier empresa interesada en involucrarse, solo debe contactarse con la Fundación JADIS para explorar opciones de contratación.

 

Artículo anterior

Amplitud cautivadora

Próximo artículo

¿La tercera revolución industrial?

Jackie Souter

Jackie Souter

Gerente de Responsabilidad Social y Comunicaciones de Banco General. Licenciada en comunicaciones, Simon Fraser University. Fellow del Global Competitiveness Leadership Program, Georgetown University. Fundadora del movimiento Jugando por la Paz. Escritora y voluntaria.