Tecnología

Las contraseñas y el más allá

Conozca sobre lo que ahora se está haciendo para reconocerle y evitar que le roben su identidad. Muchos avances harán su vida más fácil y segura.

Toda mi vida he pensado que los productores de cine tienen un pacto con alguna entidad de investigación y desarrollo en donde les hablan sobre nuevos instrumentos y aditivos tecnológicos que están por salir al mercado para que ellos incluyan en sus películas algo similar. De esta manera, nos preparan a nosotros, mediante una película de ciencia ficción, para lo que viene, de modo que cuando la tecnología sea lanzada ya estemos ambientados y cómodos con la misma.

Veo que esto es algo necesario, ya que la mayoría de nosotros no entendemos cómo funciona la tecnología y, basados en este principio, le tenemos cierta desconfianza. Por poner un ejemplo, usamos el internet todos los días de nuestras vidas, pero son muy pocas las personas que en realidad saben cómo funciona, qué tan protegidos o expuestos se encuentran y quiénes están detrás de todo esto. Lo más gracioso es que, aún sin entenderlo, es increíble la cantidad de información personal que le confiamos y que ha crecido exponencialmente a través de los años.

Para que una contraseña sea fuerte debe tener letras, números y caracteres.

Pregúntale a las personas qué es lo primero que agarran si en algún momento su casa se está incendiando y tienen que salir. Siempre te dicen “mi computadora” o “el celular” (obviamente, hijos y animales también). ¿Por qué? Porque allí tenemos guardado absolutamente todo, desde documentos, fotos, recuerdos, música y todas nuestras contraseñas. Al tener toda nuestra información más preciada guardada en los equipos electrónicos, protegerla debe ser nuestra prioridad número uno para evitar que la misma sea robada. Pero esto no siempre es fácil, pues la cantidad de contraseñas que uno se tiene que memorizar para resguardar esta información ha aumentado tanto que ahora hasta necesitamos una aplicación, protegida por otra contraseña, para guardar todas las otras contraseñas… Por si fuera poco, cada contraseña que creas debe cumplir con tantas variables que es difícil hasta crearlas (por ejemplo, no tener relación con tu fecha de cumpleaños, ni incluir una cierta cantidad de minúsculas, mayúsculas, signos y números). Incluso, en muchos casos, los programas te piden que actualices la contraseña una vez al mes, sin repetir las últimas cinco contraseñas utilizadas. ¡Plop! Quizás, en la desesperación, terminas anotando todas en un papel o creando contraseñas demasiado fáciles, que es exactamente lo que no se quiere pues te vuelve más vulnerable.

Para aliviar toda esta odisea de las contraseñas, en los últimos años se han creado muchas alternativas en busca de simplificar el asunto. Han pasado de combinaciones sencillas de números a lectores de huellas digitales, reconocimiento facial, reconocimiento de voz y hasta reconocimiento de iris. En Panamá, este tema del robo de la información digital no es muy común, pero en otras partes del mundo es el pan nuestro de cada día y, por esta razón, se han masificado todos estos sistemas de reconocimiento que ya existían, solo que en sistemas muy caros y avanzados y que no estaban disponibles para productos masivos.

Los ´hackers´pueden atacar desde cualquier parte del mundo.

Uno de los sectores en donde hemos visto tremendos avances en los últimos años ha sido en el sector móvil. Nuestras vidas giran alrededor de nuestros smartphones y, debido a esta dependencia, la industria ha tenido que invertir en desarrollar nuevos métodos de protección de información para ellos. No sé si en algún momento de tu vida te han robado tu smartphone, pero cuando pasa, te sientes extremadamente vulnerable pues en él guardas cosas muy personales. Cada año están renovando la tecnología e incluyendo más cosas en un dispositivo cada vez más pequeño. En los últimos años, hemos visto cómo ha evolucionado el sistema de seguridad de los celulares, pasando de unos que no tenían ni siquiera una contraseña común y corriente a dispositivos que tienen lectores de huellas digitales, escáner de iris y, recientemente, cámaras de reconocimiento facial.

Además de esto, todos los programas ahora usan inscripción para la información que es mandada a través de la red, a fin de evitar que alguien pueda interceptar la misma y leer información confidencial. Este otro ejemplo de un avance tecnológico que no entendemos y que al no entenderlo, crea cierta desconfianza. Para que todos entendamos, hoy en día el que encripta un mensaje es un software, no una persona, lo que hace que ni la persona que ha creado el software pueda saber cómo leer la información. Básicamente, la inscripción es traducir la información en miles y miles de líneas de caracteres para que, si alguien llega a intervenirla, piense que no es absolutamente nada. Cuando la información llega donde la otra persona, el software traduce la información devuelta para que quien recibe el mensaje lo pueda leer. Esto se hace con fotos y texto. Obviamente, es algo más complicado que lo que te pongo aquí, pero esta es la teoría, lo importante es que sepas que tu información, al ser encriptada, está más segura.

El reconocimiento facial es una tecnología nueva que está empezando a tomar fuerza.

El reconocimiento facial es una tecnología familiar para ciertas industrias, pero para nosotros, el consumidor común y corriente, es bastante nueva. Recientemente, se lanzaron celulares capaces de ser desbloqueados con solo levantarlos y mirarlos. Es la primera vez que vemos esta tecnología en un producto de consumo masivo. Funciona mediante un proyector que emite una imagen de puros puntos, los cuales son identificados por una cámara y procesados por una computadora o un procesador que busca rasgos particulares y mediciones para crear una imagen virtual de la misma y así poder reconocerla cada vez que la vea. Esta tecnología ya es usada en algunos países en donde hay sistemas de seguridad capaces de buscar a personas entre multitudes utilizando reconocimiento facial y funciona bastante parecido a como lo ves en las películas. Estados Unidos, por ejemplo, es uno de los países con un sistema como este y están bastante avanzados. Hay estados como Nueva York que tienen cámaras en la mayoría de las calles, lo que les permite monitorear y buscar a personas a través de un sistema de reconocimiento facial. Para que esta tecnología funcione correctamente se necesitan cámaras muy buenas para que la imagen que tomen sea impecable, pues entre más clara la imagen, mejor funciona el sistema. Lo bueno de esto es que actualmente hay una competencia fuerte a ver quién crea la mejor cámara, lo que hace que esta tecnología avance aún más rápido y sea cada día más precisa.

En mi opinión, de toda la tecnología que he visto y probado, la huella digital me parece uno de los métodos más convenientes y seguros que tenemos hasta el momento. Siempre la llevas contigo y nunca se te puede quedar u olvidar, y las probabilidades de que alguien replique tus huellas son extremadamente bajas. Sé que todos hemos visto esas películas en donde la persona le roba las huellas digitales a alguien de un vaso, hace una especie de guante y abre la caja fuerte. Hay que entender que es una película, todo se ve fácil, aunque no lo sea.

La huella digital es una tecnología que ya se utiliza en gimnasios, aeropuertos y otros. Pronto la tendremos en todos lados.

Poco a poco vamos a ir viendo que nuestro entorno va a ir alineándose a que nuestra huella digital se use para todo y que sea uno de los métodos oficiales para corroborar nuestra identidad en nuestro día a día. No sé si sabes, pero actualmente ya la usamos bastante a menudo en nuestros celulares, en los relojes de marcación de oficinas, para entrar a computadoras, en los aeropuertos, como método de autorización en cajas registradoras y mucho más. Este método de reconocimiento ya está en el paso de masificación en donde estamos evadiendo la famosa firma al pagar con tarjeta de crédito y estamos pasando a usar nuestra huella digital.

Lo ves ya hoy habilitado en muchos países alrededor del mundo, en donde a través de nuestros celulares solo lo acercamos a una terminal de pago, y al presionar el lector de huella digital el pago queda aprobado automáticamente. Este será un proceso común y corriente en un futuro muy cercano en donde las tarjetas de crédito y el efectivo eran cosas del pasado, todas las transacciones serán hechas de forma digital y autorizadas por alguno de estos métodos que les he comentado. No puedo esperar el día en que la única contraseña que tenga que tener sea mi dedo o mi cara; esa sí está difícil olvidarla.

‘Tips’ de seguridad

– No usar la fecha de tu cumpleaños

– No apuntar tus contraseñas en ningún lado

– Nunca utilices la misma contraseña para todo

– Siempre incluye una letra mayúscula en algún lado

– Si tienes que cambiarla mensualmente, toma una palabra que tenga secuencia (nombre de personas en tu equipo favorito) y agrégale números, mensualmente súmale un número fijo

– Evita nombres de familiares cercanos o mascotas

– Bajo ninguna circunstancia utilices 12345678 como tu contraseña o secuencias numéricas similares

– No utilices tu usuario como contraseña

– Es recomendable escribir tus usuarios junto a una pista de cuál es la clave

– Baja una aplicación para que te ayude a administrar todas tus contraseñas

 

Fotos: Getty Images

Artículo anterior

¡Ellas corren!

Próximo artículo

¿Mi hijo necesita terapia?

Carlos Chamorro

Carlos Chamorro