Actualidad

El Museo de la Mola: viviendo su arte a primera mano

El fascinante arte de la tradicional mola panameña nos revela su alma e historia con la apertura del Museo de la Mola, (MUMO), un espacio para adentrarnos en su cautivador y misterioso mundo de capas, técnicas, colores, costumbres y creencias.

Hemos crecido admirando la belleza y creatividad de las molas con sus hermosos diseños y diversas formas y, pese a que la mola representa la identidad del pueblo indígena guna, se ha convertido en una de las expresiones artísticas panameñas más reconocidas.

Ahora, todos tendremos la oportunidad de admirar esta gema textil ancestral con la apertura de un hermoso recinto, el Museo de la Mola, mediante el cual la Fundación Alberto Motta se ha propuesto honrar esta maravillosa tradición y lograr que los visitantes puedan apreciarla como un arte que hay que preservar a través de un recorrido por sus orígenes y la estrecha relación que existe entre sus tejidos, sus diseños y la visión del mundo de los gunas.

Molas de amistad

Y así como la mola tiene su historia, el museo trae la suya propia. Esta iniciativa viene gestándose desde 2017 y es fruto de una bella amistad entre dos empresarios.

En la década de los 50, don Alberto Motta (q.e.p.d.) tenía una relación comercial con José Félix Llopis (q.e.p.d.), un filántropo madrileño y delegado de la casa de moda Christian Dior para toda Latinoamérica. Motta era el distribuidor exclusivo de la firma Dior y, como todas las relaciones de don Alberto, pasó de ser una comercial a una de amistad.

Don Alberto sabía de la pasión que sentía Llopis por las molas panameñas, ya que su amigo no desaprovechaba oportunidad para comprarlas cada vez que se encontraba en Panamá.

Casi setenta años después, el hijo de don Alberto, Stanley, hace un viaje a Oaxaca, México, y visita un museo textil. Allí le viene a la mente este recuerdo de las molas de Llopis. A su regreso, le presenta tanto a su familia como a la fundación la idea de abrir un museo y de inmediato se ponen a investigar el paradero de estas memorables molas.

¡Grande fue su sorpresa al descubrir que las molas se encontraban en Madrid como herencia que le había dejado el señor Llopis a su sobrina, Patricia, quien estuvo encantada de contribuir con este proyecto poniéndolas permanentemente a disposición del museo!

Un sueño hecho realidad

Al año siguiente, la Fundación Alberto Motta ya tenía un acuerdo firmado por los cuatro congresos gunas y el congreso de la cultura. ¡El sueño de abrir un museo se estaba haciendo realidad!

Para esto, la fundación contrató a una empresa experta en museos que se encargó de todo el concepto de este proyecto y, a su vez, trajo a un grupo de especialistas en arte e historia.

El repertorio de Llopis abarca unas 500 molas. En principio, 97 harán parte de la exhibición permanente.

Además de las molas de Llopis, el museo contará con la colección privada del publicista panameño David de Castro, un amante del arte de las molas, quien contribuyó con 43 molas para ser exhibidas de forma indefinida en el MUMO.

Recorriendo el arte de la mola

Ubicado en el edificio Colegio II, antiguo colegio de María Inmaculada del Casco Antiguo, el Museo de la Mola (MUMO) busca explorar el valor artístico de la mola con cinco dinámicas exhibiciones en 140 metros de colores vibrantes, telas, formas e ingenio en donde podremos sumergirnos en la perspectiva cosmogónica que nos brindan las molas.

De acuerdo con la mitología guna, la diosa Kabayaí, también conocida como Magiryai (su nombre al llegar a la pubertad), enseñó a las mujeres a cuidar niños, a preparar la comida, a hacer ollas y a tejer.

Aquellas pinturas y tatuajes que tradicionalmente se hacían los gunas en la piel, las fueron plasmando en telas, creando diseños irrepetibles centrados en la forma en que esta etnia veía al mundo.

 La llegada de los españoles trajo nuevos materiales y cambios en las costumbres, usando estas maravillosas creaciones textiles como atuendo.

Así comienza esta aventura artística, con la evolución de la mola. “Ahí es donde nosotros vamos a aprender cómo pasó de ser un pedazo de tela a convertirse en el vestido. Cómo surgió la mola, de dónde viene y por qué la mola significa ropa”, expresa Javel Altamiranda, directora del museo.

La segunda exhibición habla sobre la cosmovisión, específicamente sobre cómo los gunas ven el mundo en estructuras, en capas, su mirada al inframundo y el valor que tiene la protección para ellos. Ahí se expondrá un interactivo del laberinto (la mola de protección) en donde el visitante entrará a una especie de cápsula que le brindará la ilusión de estar envuelto en una de ellas.

Luego, vendrán las molas figurativas con un gran árbol cargado de figuras de animales antes de pasar a la sección de las molas deconstruidas. “Vamos a ver a través de las molas. Verlas en capas y entender cómo cada una se superpone a la otra y cómo las van cortando para que el dibujo y los colores vayan saliendo”, explica Altamiranda.

En la quinta exhibición, se presentarán las molas de cuento o narrativas y, para finalizar, el visitante podrá elaborar su propia mola, una experiencia dinámica para todos los que quieran vivir, paso a paso, el proceso de este bellísimo arte guna.

Iniciativa de educación y cultura

Dentro de los cinco ejes de la Fundación Alberto Motta, dos de ellos se ven realzados con la inauguración del Museo de la Mola: la educación y la cultura. Y es que, con el Museo de la Mola (MUMO) la fundación trae una nueva oferta cultural para el deleite y aprendizaje de todos.

Este proyecto, que abrirá sus puertas el domingo primero de diciembre con un horario de martes a viernes de 9:30 a.m. a 4:30 p.m. y los sábados y domingos de 10:00 a.m. a 5:00 p.m., es una iniciativa sin fines de lucro y su entrada será completamente gratuita tanto para locales como extranjeros.

“Nosotros estamos viendo la mola como un arte. Queremos que los panameños lo vean como uno que hay conservar y que realmente tiene mucha historia detrás. Todo este juego de colores, cómo es que a mano se pueden realizar estas cosas que terminan siendo parte de una exposición, de un museo y queremos que esta cultura guna de la mola trascienda y que todos los panameños tengan la oportunidad de verse expuestos ante esto, de conocerlo y entenderlo”, apunta Altamiranda.

Dentro del museo existe un juego denominado “Crea tu propia mola”, que seguramente será una de las atracciones más visitadas

Con la llegada del MUMO, la fundación habla de una cultura muy intrínseca con el panameño e invita a sentir las fibras de una de las artes más queridas e icónicas del país. No deje de visitar este nuevo museo, que más que enseñarnos nos debe llenar de orgullo como panameños.

Fotos: cortesía de la Fundación Alberto Motta

Para más información…  Instagram: @museodelamola  www.museodelamola.org  

 

 

Artículo anterior

Los trabajos del futuro

Próximo artículo

El éxito de una cultura de servicio: 5 consejos para las empresas

Vanesa Restrepo de Rinkel

Vanesa Restrepo de Rinkel

Con casi 20 años de experiencia en el medio escrito, esta comunicadora social radicada hace 10 años en Panamá, ha trabajado para reconocidos periódicos en Londres y Colombia antes de empezar a escribir para revistas panameñas como En Exclusiva con la que lleva colaborando casi seis años.