Viajes

Cinque Terre… Cinco tierras, una gran experiencia

Existen muy pocos lugares tan hermosos y variados en la tierra, donde el tiempo, la tecnología y el turismo masivo no se han apoderado del lugar, como Cinque Terre, Italia. Pocos son los pueblos que gozan de tan lindos atardeceres, calurosos días de verano y una vegetación tan exuberante, rica y variada. Cinque Terre está formada por cinco poblados, de allí su nombre que en castellano significa Cinco Tierras. Ubicados a la orilla del mar o más hacia la montaña, estos pueblos cuentan con su propia personalidad, la cual los hace únicos, como si fueran cinco distintos hijos de una sola madre. Cinque Terre es un destino sin descubrir, que ofrece un ambiente ideal para la persona aventurera, dinámica y amante de la vida.

En Cinque Terre encontramos paz y armonía; su gente, casas y naturaleza nos brindan un ambiente acogedor, invitándonos a conocer cada pueblo, explorar cada rincón y bañarnos en cada playa para sentirnos, sin duda alguna, en otro mundo, un mundo más relajado y acogedor. Podemos comenzar nuestro recorrido nombrando los cinco poblados que forman Cinque Terre: Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore.

Conociendo Cinque Terre
Cinque Terre está ubicada en la costa nordeste de Italia, acariciando las claras aguas del Liguria, en el Mar Mediterráneo. Poblada por pescadores, al llegar se siente el ambiente acogedor y sencillo que caracteriza a estos pueblos, visitados frecuentemente por mochileros que buscan una opción diferente para llenar sus recuerdos de gratas memorias.

El transporte más adecuado, económico y seguro para llegar a Cinque Terre es el tren. Las carreteras, por sus fuertes vientos, no son seguras y no existe un aeropuerto para llegar por aire. Conectando Cinque Terre, con ciudades cercanas como Pisa y Génova, esta la estación de tren La Spezia. La misma a su vez comunica, en forma rápida, agradable y segura, los cinco pueblos que forman Cinque Terre.

Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore cuentan con características únicas que atraen la curiosidad del visitante y lo hacen sentir especial. Monterosso está formado por dos barrios alternos, el turístico poblado por hoteles y restaurantes y el barrio pescador, más tradicional y tranquilo. Vernazza, de aspecto medieval, cuenta con una linda bahía dominada por un acantilado rocoso y dos antiguas torres. Corniglia es la única localidad de Cinque Terre situada en un altiplano y, además, el poblado más antiguo de nuestro destino. Manarola, característico lugar de colores vivaces, está ubicada dentro de un pequeño valle, y Riomaggiore se caracteriza por terrazas en flor y estrechas calles, donde visitantes que quieren disfrutar de sus simples y naturales vistas pasean por la localidad.

Actividades
Definitivamente, Cinque Terre debe ser visitada en verano, durante los meses de junio a septiembre. Esta época es ideal ya que la temperatura nos permite disfrutar de relajantes y sabrosos baños en la playa. La principal actividad turística es el hiking o caminar explorando las montañas que dividen los pueblos. Esta es una experiencia única que nos ofrece trayectos con paisajes espectaculares del mar, los pueblos y las montañas. Los trayectos se pueden tomar con un guía turístico, aunque no es necesario, por la buena señalización que hay entre un poblado y otro. Existen varios caminos para escoger, con distintas dificultades, según la condición física de cada persona. Por su larga distancia, es recomendable separar dos días enteros para poder recorrer todos los trayectos. Aunque recorrer los trayectos puede resultar un poco cansón por tanta actividad física involucrada, no deje de hacerlo, es una gran experiencia.

Para disfrutar de un lindo paseo en bote, desde Monterosso se puede tomar una lancha que va hacia cada poblado de Cinque Terre. Esta ofrece un agradable paseo por las aguas del Mar de Liguria, brindándonos la oportunidad de observar cada pueblo desde otra perspectiva: del mar hacia tierra firme. Las actividades marítimas como el buceo, la pesca y el windsurf son muy populares y se practican con mucha frecuencia en Cinque Terre, las que nos brindan mucha diversión y aventura para todos.

Para los amantes del arte y lo antiguo, en cada pueblo se encuentran monumentos y estructuras que datan de cientos de años atrás, los que nos permiten quedar maravillados al caminar y encontrarnos con dichas reliquias. En Monterosso, la Iglesia Parroquial de San Giovanni Batista, del siglo XIII, es de notable interés artístico. Vernazza está dominada por la bella Iglesia de Estilo Gótico de Liguria, del año 1318, dedicada a Santa María de Antioquia. En Corniglia se encuentra la Iglesia Parroquial de San Pietro, construida sobre una iglesia precedente al año 1000. El 15 de agosto de cada año se desarrolla, en Manarola, una exposición de pinturas dedicadas a las Cinco Tierras; usted puede asistir a ésta si se encuentra en Cinque Terre en esa fecha. En Riomaggiore se puede llegar, tras una hora de camino a través de un sendero, al Santuario de Montenero, cuya construcción se remonta al período de las inmigraciones griegas. Estos son sólo algunos de los monumentos que se pueden visitar dentro del recorrido de Cinque Terre.

¡Adiós Cinque Terre!
Una vez que usted termine su recorrido por Cinque Terre, no se querrá ir. Quedará fascinado por sus bellos paisajes, su gente amable y por la calma que reina en el lugar. Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore le habrán enseñado distintos ambientes en un solo lugar, todos muy lindos y con cualidades muy singulares y propias. Podrá sentir que disfrutó de un viaje diferente y divertido, y se recordará de cada paisaje y de cada pueblo con mucho cariño y emoción. En fin, sabrá que su viaje a Italia contó con un elemento diferente y especial, el cual lo disfrutó y gozó por su variedad de actividades y sitios, algunos de los más lindos en la costa Italiana.

Artículo anterior

Exploradores del mundo: ¡El destino es Panamá!

Próximo artículo

La admisión de latinoamericanos en universidades extranjeras

Carlos R. Anguizola Typaldos