Deportes

Tenis: raquetas veloces que encantan

El llamado deporte blanco, alguna vez exclusivo de las élites, es hoy uno de los de más rápido crecimiento y popularidad en todo el mundo, produciendo más y más fanáticos cada año, en una atmósfera de gran competitividad en diversos torneos internacionales… toda una globalización competitiva.

Su ejecución realmente simula una justa de caballeros medievales, en donde las espadas, las lanzas, la arena y las armaduras, dan paso a la raqueta, las pelotas, la cancha y los coloridos atuendos, que imponen modas. Lo que sí prevalece son las estrategias, el arrojo y la pasión por el triunfo.

Los ingleses encienden la chispa

Tenis es un vocablo de origen francés que hace referencia a “tener” la pelota justo para el saque o servicio con la raqueta. Tiene raíces en juegos de la antigua Grecia, pasando por encuentros en la Edad Media, hasta los primeros campeonatos modernos realizados en Gran Bretaña a finales del siglo XIX. Fue allí que nació este afamado deporte, en el cual la honestidad y la caballerosidad juegan un papel preponderante al ser los propios jugadores los que “cantan” las faltas de sus oponentes en ausencia de un árbitro.

Los principales torneos realizados actualmente son el legendario Wimbledon y los Abiertos de Estados Unidos, de Francia y de Australia, campeonatos que en conjunto se conocen como Grand Slams, así como la Copa Davis, concebida en la universidad estadounidense de Harvard como un reto para los ingleses.

De sus orígenes de la élite queda poco, ya que el tenis se ha masificado en los últimos años, por lo que en muchos países hay escuelas para aprender y perfeccionar el juego. En Panamá, los clubes o ligas provinciales se agrupan en la Federación Panameña de Tenis (FPT), ente que coordina y avala la organización de los eventos nacionales para los amantes de esta disciplina deportiva.

Aparecen las estrellas y luego las superestrellas

Para los años 50, el consenso general era que el mejor jugador había sido Bill Tilden, con su espectacular récord de tres títulos de Wimbledon y siete campeonatos de Estados Unidos. Posteriormente, en la denominada era de los opens, destacan como los mejores tanto el sueco Björn Borg, con sus cinco triunfos seguidos en Wimbledon, más seis títulos en el “Roland Garros”, el abierto de Francia; como el estadounidense Pete Sampras, hombre récord con sus 14  “Grand Slams”, compuestos de siete de Wimbledon, cinco del Abierto de Estados Unidos y dos del Abierto de Australia. Pete Sampras es, además, el único en la historia en mantenerse por seis años seguidos como el número uno mundial, con la inigualable marca de 286 semanas como el primero del planeta en el tenis.

Los años 80 y 90 fueron testigos del surgimiento de las superestrellas del deporte, con grandes talentos como John McEnroe, Ivan Lendl, André Agassi, Pete Sampras y Boris Becker, entre otros.

Las damas también han marcado grandes hitos en la historia del tenis, destacándose en tiempos modernos: Billie Jean King, Martina Navratilova, Mónica Seles, Gabriela Sabatini, Martina Hingis, las hermanas Serena y Venus Williams, y Steffi Graf. Graf, jugadora alemana ya retirada y casada con Agassi, en sus mejores momentos destacó con un estilo de fuerte golpe con ambos pies fuera del suelo. Aun cuando sufría de constantes alergias, sinusitis y lesiones en los pies, es considerada la más completa atleta femenina del tenis.

Roger Federer… se crea una leyenda

El mejor de la actualidad, considerado así por muchos y, además, número uno del mundo es el suizo Roger Federer, pero muy de cerca le s

igue e

l español Rafael Nadal, con quien ha protagonizado verdaderos y emocionantes duelos en la cancha. Federer es el maestro en las canchas de grama, mientras que Nadal lo es en las de arcilla.

 

Roger Federer sigue algo del patrón impuesto por André Agassi y Steffi Graf, ya que su actual pareja es la ex tenista eslovaca Miroslava Vavrinec. Ella también resulta ser su mánager personal, dentro de la estructura de la empresa Roger Federer Management, en la cual además laboran los padres de Roger, antiguos profesionales del mundo farmacéutico.

Este deportista de tan solo 26 años es reconocido como el “máster del tenis” y apodado “el expreso suizo”, ya que cuenta con un servicio potente, una derecha fuerte, un revés preciso y un bolea certero. El legendario John McEnroe llegó a describirlo como el mayor talento en la historia del tenis y el más completo que él haya visto. Su encuentro con la raqueta se dio desde que tenía ocho años, aunque en su adolescencia se destacó como jugador de hockey en su selección nacional. Hoy en día, ostenta el récord como ganador de ocho Grand Slams en tan sólo tres años, empata el récord de Borg de cinco Wimbledons y tan sólo le falta un título del Abierto de Estados Unidos para igualar el récord de Sampras en este torneo.

Un deporte de grandes ganancias

El tenis es una millonaria industria que mueve todo un comercio en indumentaria, patrocinios y transmisiones televisivas que llegan a multitudes, sumando cada día a más empresas, desde autos hasta refrescos, que se asocian al éxito del deporte. ¡Tan sólo el Abierto de Estados Unidos premia con cerca de 16 millones de dólares a distintos jugadores entre sus más de 600 participantes! Por eso no es de extrañar que un jugador como Roger Federer, en tan sólo un día de tenis, reciba ingresos por arriba de los 85,000 dólares, ni que diversas atletas femeninas también hagan lo suyo.

Desde las más talentosas, como la rusa María Sharapova, quien entre publicidad y salario recibe cerca de 65,000 dólares diarios, hasta su compatriota Anna Kournikova, quien a pesar de no haber brillado lo suficiente en las canchas, siguió luciendo su p resencia en el modelaje y la promoción de productos con resultados favorables.

¿Cómo funciona?

La Federación Internacional de Tenis (ITF en inglés) es el cuerpo global que gobierna el deporte y define los campeones mundiales en las categorías masculina, femenina, de dobles y juniors. La ITF está compuesta de centenares de asociaciones mundiales y posee unas reglas vigentes que han permanecido prácticamente iguales desde que se promulgaron en 1924.

Las canchas de este deporte pueden ser de superficie de concreto, asfalto, arcilla o grama. Además de la red central, hay dos rectángulos marcados pegados a ésta, que son para determinar si los saques o servicios tienen validez.

Los sets del tenis se componen de juegos en los que se logran puntos, denominados 15 para el primero, 30 para el segundo y 40 para el tercero. Cuando hay empate se llama deuce. Gana el partido quien consiga dos de tres sets.

Ciertamente es un deporte en alza, confirmado por las cifras de audiencia, en donde nada más en televisión más de cinco millones de espectadores ven los Grand Slams y un número similar asiste a los estadios de torneos profesionales al año. Se calcula que anualmente se suman aproximadamente 200 mil nuevos fanáticos, confirmando así la popularidad y entusiasmo que esta disciplina provoca en el público global.

Los mejores del momento…
…Se definen por un sistema de puntos, o “sistema de entradas”, que suma los puntajes semanales que los jugadores obtienen, contemplando lo acumulado desde las últimas 52 semanas.

Estos son los más destacados para el 2007 en “singles” masculino:

  • Roger Federer – Suiza
  • Rafael Nadal – España
  • Novak Djokovic – Serbia
  • Nikolay Davydenko – Rusia
  • Andy Roddick – Estados Unidos
  • Fernando González Ciuffardi – Chile
  • James Blake – Estados Unidos
  • David Ferrer – España

Las mejores del momento en categoría femenina:

  • Justine Henin – Bélgica
  • Svetlana Kuznetsova – Rusia
  • Jelena Jankovic – Serbia
  • Ana Ivanovic – Serbia
  • María Sharapova – Rusia
  • Serena Williams – Estados Unidos
  • Anna Chakvetadze – Rusia
  • Venus Williams – Estados Unidos
  • Daniela Hantuchova – Eslovaquia
  • Elena Demntieva – Rusia

Fotos (en orden descendente)
Rick Gayle / Corbis
Orestis Panagiotou / epa / Corbis
Gerry Penny / epa/ Corbis
Scott McDermott / Corbis

 

Artículo anterior

Los años dorados: la vida en pareja después de la jubilación

Próximo artículo

Ángeles de carne y hueso

Elías Cedeño