Cuerpo y Alma

A disfrutar de la buena mesa, porque somos lo que comemos

Quizás este 2010 sea un buen año para dejar de contar las calorías y empezar a disfrutar de “la buena mesa”.  Y es que en esta época del año, cuando solemos afilar la punta del lápiz y escribir nuestra lista de resoluciones, pienso en las personas que no vi durante todo el año, las reuniones familiares a las que no asistí y me pregunto qué puedo cambiar.  Ahora, la rapidez que llevan nuestras vidas hace difícil encontrar los momentos para bajar las revoluciones y disfrutar de algo tan sencillo como una comida rodeada de nuestros seres queridos.

Pero volviendo a las resoluciones, ésta es una de las que encabeza mi lista para el 2010: se trata de recuperar los momentos sencillos de la vida cotidiana que aportan calidad a nuestra vida.  No puedo llevarme el crédito de esta idea: todo comenzó hace 23 años, cuando Carlo Petrini, en Italia, promovió el movimiento llamado slow food, el cual incorpora el disfrute y placer vinculado con los ingredientes de un plato suculento, acompañado de unas buenas carcajadas y recuerdos que hacen sonreír al alma.  Y es que ante la velocidad de la vida actual, el mundo está despertando y la respuesta es una vida más lenta, donde la pauta la marcan los productos locales, frescos, que aportan riqueza a nuestra dieta y tranquilidad a nuestra mente.

La idea detrás de la organización consiste en combatir de manera activa la globalización de la comida rápida.  Según el movimiento, una persona lo puede lograr entendiendo la relación entre los alimentos que llegan a su plato y el planeta, lo cual obliga a recuperar las tradiciones culinarias locales.  En Europa, el slow food ha dado lugar a la formación de grupos de presión para incluir prácticas ecológicas a las políticas agrícolas nacionales.  Como ven, es un movimiento bastante completo, en el que saber elegir los alimentos que ingerimos es tan importante como el tiempo que dedicamos a comerlos.

Para ser un comedor slow es necesario acortar la distancia que viaja la comida para llegar a la mesa.  En nuestro país, participar en el movimiento del slow food, aunque sea de forma esporádica, es más fácil que en otras regiones.  Un hábito tan sencillo como preparar una buena taza de café chiricano acompañado de un fresco queso criollo y un bollo de maíz nuevo, en el desayuno, es participar de esta filosofía de vida.  El tiempo para disfrutar del placer gastronómico es la clave.

He aquí algunos datos para ser un “comedor slow”*:

  1. Decir no a la comida rápida.
  2. Consumir alimentos locales.
  3. Elegir productos orgánicos.
  4. Evitar productos modificados genéticamente.
  5. Darse tiempo para saborear cada bocado.

Panamá es un país privilegiado, donde comprar frutas y vegetales frescos es bastante accesible.  Además, el clima nos permite tener comida fresca todo el año, sin necesidad de recurrir a enlatados y comidas procesadas.  Incluso, sin ir muy lejos, en la esquina de las principales calles de la ciudad es fácil encontrar un carrito o un chinito que vende una piña que parece miel.

Conseguir productos de temporada es tan fácil como darse un paseo mañanero por el mercado de Ancón o por el Mercado Municipal que queda en la Avenida Balboa, lugares donde encontrarán la riqueza de la tierra.  También vale la pena hacer una visita al Mercado de Mariscos donde la pesca del día dura poco.  Por otra parte, en la mayor parte de los supermercados locales se encuentran productos orgánicos cultivados en el país.

La tendencia de volver a lo básico responde a un agotamiento generalizado de la vida rápida.  Hay una creciente demanda por incorporar productos locales a la dieta y darnos el tiempo adecuado en la mesa para disfrutarlos.  ¿Y quién dice que en el 2010 no lo podemos lograr?

 

Artículo anterior

¡El que busca, encuentra! Una evaluación de los sitios de búsqueda modernos

Próximo artículo

¿Qué se puede hacer con los adolescentes?

Juliana Valderrama

Periodista y escritora apasionada, trabaja como freelance para diferentes publicaciones donde escribe de temas variados. A lo largo de su carrera se ha destacado por disfrutar las entrevistas y conocer personajes interesantes de quienes descubre detalles que enriquecen las historias.