Actualidad

Nuevas series, otra forma de ver televisión

Un grupo de genios debe trabajar fuerte para mejorar sus habilidades sociales, en la comedia The Big Bang Theory.

La lucha por las audiencias en un medio cada vez más fragmentado es el principal impulsor en la creatividad de productores, directores y actores. Realidad y ficción compiten a diario en la pantalla chica.

Hay que admitir que el mero ejercicio de ver televisión ha variado un montón. Y no solo nos referimos a los avances técnicos que han convertido la caja con imágenes en blanco y negro en una pantalla superplana con alta definición, millares de colores y hasta tercera dimensión. El cambio va mucho más allá, adentrándose en la verdadera manera de entretenerse hoy en día.

Six Feet Under, una serie de HBO sobre la vida disfuncional de una familia dedicada al negocio funerario, tuvo una duración de cinco temporadas. Es considerada una de las mejores series escritas en la televisión.

Aunque los formatos principales de los programas de entretenimiento no han variado mucho en los últimos años, los temas favoritos han ido cambiando de acuerdo con cada generación. Pero el hecho que realmente marcó un hito en la producción de televisión fue la aparición de la televisión por cable o sistema satelital, entiéndase, televisión paga.

La televisión pública se veía muy limitada en términos no solo de lenguaje sino de tópicos, pues llega a todo público en los hogares. Reglamentaciones en Estados Unidos, país de donde proviene la gran mayoría de la producción televisiva que vemos, responsabilizaba a los productores de las consecuencias de una programación poco adecuada a la moral y las costumbres. El sistema pago trasladó esa responsabilidad al propietario del contrato de los canales de televisión. Es él quien debe establecer los controles de qué pueden ver o qué no pueden ver los menores de la casa.

Si bien, los canales por cable empezaron transmitiendo re-runs de series exitosas o largometrajes, con el tiempo se fue creando toda una gama de nuevos productos para ellos. Canales como Discovery y Nat Geo revivieron el género documental que agonizaba en las salas de cine, mientras otras cadenas dedicadas al entretenimiento establecieron nuevas reglas para su programación: nada de reglas. Así, HBO se diferenció del resto estrenando series como Los Soprano, criticada por su alto tono de violencia y Sex & the City, serie que exaltaba el estilo de vida en extremo liberal de cuatro solteras en Nueva York. Lenguaje de la calle y situaciones atrevidas hacían que estas historias pareciesen más reales y no tan acartonadas.

La competencia genera calidad, así aparecieron en otros canales de cable series como Six Feet Under y Weeds, y la televisión abierta debió esmerarse para, a pesar de sus limitaciones, ofrecer un menú atractivo.

Una madre que vuelve a la sobriedad trata de encaminar a su hija, a pesar de la falta de credibilidad que genera su condición de alcohólica, en la comedia Mom.

Qué hay de nuevo
Para gustos, los colores. Los programas de telerrealidad o reality shows –el género más reciente en aparecer– aún mantienen altos niveles de audiencia, aunque no tanto como en años anteriores. Dancing with the Stars, The X Factor y The Voice, siguen prometiendo lanzar a la fama nuevos talentos con la ayuda de reconocidos jurados y una que otra estrella que con el tiempo ha perdido su brillo y busca una nueva oportunidad para resurgir. Estos últimos deberían pensarlo dos veces, ya que en la actualidad no basta con cantar o bailar bien. Las últimas versiones de programas exigen a sus concursantes hacer piruetas en patines sobre hielo o hacer clavados desde una plataforma de 10 metros de alto. Varios ya han resultado lesionados en el intento.

En tanto, en los sitcoms –género de comedia con un ambiente común– sigue reinando el productor Chuck Lorre, primero con Two and a Half Men, que aunque no ha logrado los mismos niveles de audiencia desde la salida de Charlie Sheen en el papel protagónico de un alcohólico mujeriego, apuesta en esta nueva temporada con la aparición de una hija del difunto Charlie Harper, quien comparte con él su gusto por las mujeres. Lorre también ha logrado el éxito con The Big Bang Theory, sobre la vida de un grupo de brillantes jóvenes científicos y su poca habilidad para llevar una vida social. La serie le ha valido a Jim Parsons el Emmy a mejor actor de comedia en dos ocasiones.

Esta temporada Lorre estrena la comedia Mom, sobre una mujer que regresa a la sobriedad, las dificultades para llevar adelante su vida y dar un buen ejemplo a sus hijos, sobre todo a su hija adolescente.

Además, se mantienen en el aire comedias como Modern Family, que trata acerca de la relación de un hombre con una mujer latina mucho más joven que él –con la cual se casa en segundas nupcias– y sus dos hijos, uno de ellos un homosexual que adopta una niña con su pareja y una mujer que, pese a los intentos de su esposo, es quien lleva los pantalones en la casa.

En Hostages, una neurocirujana se enfrenta al secuestro de su familia y es obligada a entrar a un plan para asesinar al presidente de Estados Unidos.

Otro tema que ha ido tomando cuerpo en las comedias es el de la lucha por el peso. Primero con The King of Queens; luego con Mike y Molly, una pareja de obesos, y en esta temporada que inicia, en uno de los papeles principales de Super Fun Night, donde un grupo de no muy populares chicas intentan pasarla bien los viernes por la noche.

En las series dramáticas, los vampiros se han replegado y han dado paso a los zombies a través de dos exitosas series: Walking Dead, de la cadena Fox, que ya va para su cuarta temporada y de la BBC, In the Flesh, que comenzó en marzo de este año.

Los sucesos políticos, la guerra y la amenaza terrorista es otro gran protagonista de las series. Homeland, cuya trama es sobre una oficial del ejército que sospecha que un soldado prisionero rescatado de las manos de Al Qaeda en lugar de ser un héroe es un enemigo, va para su tercera temporada y ha logrado dos Globos de Oro. En octubre de este año dio inicio la primera temporada de Hostages, en la que la familia de una cirujana que debe operar al presidente de Estados Unidos es secuestrada para que ella, en lugar de salvar la vida del mandatario, lo asesine. También con mucho contenido político, pero en otros contextos, está Scandal (Warner), sobre una experta en situaciones de crisis que fue amante del presidente de Estados Unidos; House of Cards (por Netflix), que trata sobre un congresista y su esposa, quienes no se detendrán ante nada para lograr sus propósitos y The Newsroom (HBO), sobre el equipo de producción de un canal de noticias que debe enfrentarse a diario a intereses y situaciones que amenazan la libertad de prensa.

Sophie Turner y Nikolaj Coster-Waldau, de la serie Game of Thrones, se han convertido en celebridades del mundo del espectáculo.

Otra tendencia que toma fuerza son las monarquías y los círculos de poder como Los Tudor, sobre la vida de Enrique VIII; Isabel, serie de Televisión Española sobre la vida de la monarca; y, a nivel de ficción, Game of Thrones, ambientada en el medioevo. Actualmente, se presenta Vikingos, de The History Channel.

Las enfermedades, un tema del que usualmente no se quiere hablar, toman protagonismo con The Big C, sobre cómo una mujer y su familia enfrentan el cáncer. Además, este año estrenó The Michael J. Fox Show, en la cual el protagonista interpreta a un enfermo de párkinson que regresa a trabajar luego de controlar su enfermedad, situación que enfrenta el mismo Fox.

Las series policíacas y de investigación se mantienen; sin embargo, los protagonistas han dejado de estar del lado de la ley. El mejor ejemplo está en Breaking Bad, serie que finalizó con altos niveles de audiencia en su segunda temporada en la cual la policía finalmente da con Walter White, un profesor de ciencias de secundaria que se convierte en fabricante y vendedor de metanfetamina al enterarse que sufre de un cáncer terminal.

Vale la pena mencionar algunos productos producidos para el mercado latinoamericano con la participación de equipos de producción mexicanos, brasileños, argentinos y colombianos. La tendencia dio inicio con Mujeres Asesinas, Tiempo Final y Epitafios. Más adelante siguió con Mandrake, Capadocia y Kdabra. Actualmente, se presenta en Fox, Cumbia Ninja y, en HBO, El Negocio, esta última sobre tres mujeres que revolucionan el mundo de la prostitución en Sao Paulo luego de estudiar técnicas de mercadeo.

Y sí, la televisión se ha convertido en el nuevo hogar de estrellas de cine, directores y también productores. Esto se debe a que la televisión ha logrado elevar niveles de audiencia y catapultar grandes figuras. Prueba de ello es Boardwalk Empire, serie dirigida por Martin Scorsese; mientras el actor Kevin Bacon interpreta a un exagente del FBI que debe adelantarse a un asesino en serie encarcelado, quien a través de sus múltiples seguidores sigue asesinando inocentes en The Following.

Cómo las ve
Si realmente le interesa ver alguna de estas series, no tendrá excusa, pues aunque los canales de televisión tienen horarios de presentación establecidos, los proveedores de televisión pagada ofrecen sistemas que permiten grabar el programa si es que a esa hora no va a estar en casa. Si debe atender alguna situación y tiene que levantarse de su silla, no importa. También puede retroceder un poco la serie y retomarla allí donde la dejó. Pero estas no son las únicas posibilidades.

Las páginas web de los canales le ofrecen la posibilidad de, por una baja suma, ver los capítulos desde la primera temporada de su serie favorita. También están servicios como crackle.com y Netflix, que por una suma mensual le permiten ver las películas y series que tengan en su haber. Sí, a través de la web se facilitan mucho las cosas, de hecho, cada día son más jóvenes los que ven programas de televisión a través de internet.

Por último, están las llamadas web series en formatos de corta duración, que permiten a productores y actores emergentes presentar sus propuestas a través de portales como YouTube, Vimeo y Dailymotion. Tom Hanks produce desde el año pasado la serie animada Electric City, a través de Yahoo. Es cuestión de ponerse a navegar, ampliar los horizontes y disfrutar todo aquello que nos ofrece la tecnología. No es tan complicado como parece y, cuando se ha dominado el sistema, las posibilidades son casi infinitas.


Fotos:
Cortesía de Warner Channel
Ed Kashi / VII / Corbis / Latinstock México
Retna Digital / Retna Ltd. / Corbis / Latinstock México

 

Artículo anterior

Demos nuestro apoyo a los ”niños de cristal“

Próximo artículo

Su seguridad está en sus manos

Esther M. Arjona

Esther M. Arjona

Con más de 15 años dedicada al ejercicio del periodismo escrito, ha trabajado en los principales diarios del país y ha colaborado para diversas revistas tanto locales como internacionales tratando una diversidad de temas entre los que destacan los relacionados con el arte y la cultura en todas sus expresiones.