Viajes

¿Te animas a descubrir Panamá?

¡Este verano no hay excusas! Sal a explorar las increíbles islas y playas que atesora nuestro querido país.

Hay muchas cosas que hacen de Panamá un lugar único, privilegiado, diferente… Entre ellas, su extraordinaria oferta de islas y playas a lado y lado de su litoral que, verdaderamente, sobrepasan nuestras expectativas con su rebosante belleza y riqueza natural.

Algunas son más turísticas, como las islas de Coiba, Contadora y Taboga, en el Pacífico, o los archipiélagos de San Blas y Bocas del Toro, en el Caribe, pero existen otras que aún no tenemos bajo la lupa y qué mejor momento para descubrirlas que en esta época del año, cuando las lluvias cesan y el sol se alza con fuerza sobre el horizonte para hacerle justicia a sus increíbles aguas y su exuberante flora y fauna.

Este puñado de islas y playas que les presentamos es tan solo una vitrina al maravilloso universo azul que alberga nuestra tierra.

EL GOLFO DE CHIRIQUÍ

En el litoral pacífico panameño, desde la frontera con Costa Rica hasta la península de Azuero, se despliega el golfo de Chiriquí con un parque nacional marino que lleva su mismo nombre, compuesto por 24 islas de arrecifes de coral, manglares y vida silvestre, como las ballenas jorobadas (de agosto a octubre), tiburones martillo, delfines, tortugas marinas e iguanas.

Para llegar, lo más sencillo es tomar un avión a David y, desde allí, dirigirnos a Boca Chica, poblado pesquero que es el punto de partida para explorar todo el tesoro natural protegido que convive en el golfo. Para ir desde David a Boca Chica hay dos opciones: manejar por una hora o dirigirse al muy cercano puerto de Pedregal, desde donde se navega por 50 minutos entre exóticos manglares.

El golfo de Chiriquí ofrece diversas propuestas playeras que valen la pena visitar, como el banco Hannibal, una de las áreas más famosas para la pesca deportiva con especies únicas, así como un grupo de islas, como Secas y Palenque, que seguramente hemos escuchado mencionar pues no dejan de sorprender a sus visitantes.

Pero como de seguir descubriendo se trata, hay un inmejorable trío para quienes deseen disfrutar de sitios únicos, como son las islas: Bolaños, Gámez y Paridas. Estos tres paraísos de aguas refrescantes y arenas blancas bajo un sol tropical, a las que normalmente los turistas visitan en un mismo día, yacen en medio del Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí.

A 30 minutos de Boca Chica está la isla virgen y deshabitada de Bolaños, un destino ideal para desconectarse del mundo, ya que carece de hoteles o restaurantes, al igual que Gámez, una pequeña isla solitaria, ubicada en el archipiélago de islas Paridas a 40 minutos en bote desde Boca Chica, bañada por aguas mansas y dos playas blancas de cocoteros donde podrán nadar y hacer esnórquel en plena paz.

Si lo que buscan es un destino más concurrido, navegando una corta distancia desde isla Gámez se llega a Paridas, la más grande de este archipiélago en el golfo de Chiriquí que, a diferencia de las dos anteriores, cuenta con hoteles, alquileres vacacionales y restaurantes.

VERAGUAS

Siendo la única provincia de Panamá que posee costas en el Atlántico y el Pacífico, Veraguas se presenta como una excelente alternativa para visitar este verano. Para llegar, el recorrido en carro es de aproximadamente cuatro horas desde la ciudad.

Vista panorámica de Santa Catalina, punto emblemático para los surfistas.

Dentro de esta amplia provincia y manejando un par de horas más se encuentra la ya muy conocida playa de Santa Catalina, una excelente alternativa para redescubrir una y otra vez. Esta acogedora localidad de pescadores, señalada por propios y extraños como la cuna del surf, se ubica en la costa del golfo de Montijo, al sur del Pacífico veragüense y a seis horas de la capital en carro.

Santa Catalina se mantuvo en el anonimato hasta los años 70, cuando los fanáticos del surf comenzaron a descubrirla y la convirtieron en uno de los lugares predilectos en la región para practicar este deporte, tanto para profesionales con sus campeonatos internacionales como para quienes deseen deslizarse en las olas por primera vez.

De arenas chocolates, oleaje de gran altura que desencadena en excelentes rompientes y grandes tubos, la playa de Santa Catalina cuenta con varias escuelas de surf, aunque con pocos hostales, restaurantes y tiendas de víveres. Además, desde allí se parte hacia el Parque Nacional de Coiba, cuya isla insignia, Coiba, es una de las más emblemáticas de Panamá por ser la tercera reserva marina más grande del mundo y Patrimonio de la Humanidad.

LA PENÍNSULA DE AZUERO

Esta península, la más grande del país, abarca las provincias de Herrera, Los Santos y parte de Veraguas, y mira hacia el océano Pacífico y los golfos de Montijo y Panamá.

Durante los últimos años, ha venido posicionándose como uno de los destinos turísticos más populares, principalmente para los extranjeros que vienen a gozar de sus amplias playas café bañadas por rebeldes olas —como Venao—, así como por la belleza natural de sus islas. He aquí algunas de las más recomendadas para visitar…

Isla Iguana: Santuario de biodiversidad

Compuesta por rocas de basalto intrusivo debido a erupciones volcánicas submarinas, isla Iguana es un área protegida de vida silvestre en la costa pedasieña a la que se llega tomando un bote por 20 minutos desde la playa El Arenal.

Esta isla, cuyo nombre proviene de sus características iguanas negras que se acercan sin timidez alguna a los visitantes, no solo es conocida por su gran biodiversidad, que ofrece oportunidades únicas para el avistamiento de ballenas jorobadas y delfines, sino también por sus aguas cristalinas y prístinas arenas. Los arrecifes coralinos de isla Iguana, además, son unos de los más importantes de la zona, por lo que el esnórquel y el buceo son actividades usuales.

Explorar el interior de la isla también es un buen plan. Hay varios senderos de abundante flora y fauna que se pueden tomar desde la playa El Cirial donde, además, se encuentra un centro de visitantes. Estas caminatas los llevarán por antiguos arrozales, siembras de plátano y una anidación de tortugas.

Para conocer este santuario de biodiversidad se reserva con antelación el cupo por correo electrónico. Como no cuenta con hoteles ni hostales, los aventureros deben llevar su tolda de campaña para pasar la noche y dejar las bebidas alcohólicas y las mascotas en casa, pues para salvaguardar su rica diversidad biológica no se permiten.

Playa de Los Destiladeros: Remanso de paz

Ubicada a cinco horas de Panamá, al sur de Pedasí, se extiende esta amplia, tranquila y semisolitaria playa de arenas café que, contraria a isla Iguana, cuenta con albergues, restaurantes y alquileres vacacionales de la zona que abren dependiendo de la temporada.

Este remanso de paz, cerca de las playas Venao y El Arenal, se distingue por sus aguas calmadas y su poca concurrencia, lo que la convierte en el rincón playero perfecto si lo que prefieren son silenciosas caminatas, intimidad con su pareja, o meditar al apacible ritmo de su entorno natural.

Cambutal: Más que una playa

En el distrito de Tonosí, provincia de Los Santos, se encuentra Cambutal, un corregimiento costero a cinco horas y media de la ciudad de Panamá, delimitado por sus montañas boscosas. Es un destino que cada vez gana más renombre, no solo por sus excelentes aguas para el surf con distintos tipos de olas, sino por la variedad de actividades que se pueden realizar en la zona.

Hacer senderismo, refrescarse en sus cascadas o subir a caballo los cerros Cambutal, Hoya y Olla, son algunas de ellas, así como conocer la cueva Morro Puerco, en la que encontrarán piedras talladas por indígenas.

 Isla Cébaco: Dulce y salada

A 15 km al oeste de la península de Azuero, al sur de la provincia de Veraguas, descansa la montañosa isla Cébaco, con playas para todos los gustos: grises arenas gruesas o blancas y finas de orillas rocosas, que se fusionan con los cambiantes azules del mar. Llegar a la misma toma un poco más de cinco horas desde la capital, incluyendo transbordos.

De tan solo unos 500 habitantes dedicados a la pesca, agricultura, ganadería y artesanía, isla Cébaco es la tercera más grande del país, después de Coiba e isla del Rey. En ella se puede hacer un poco de todo: Surfear las inmensas olas de la playa Grande, hacer esnórquel, bucear por sus arrecifes de coral en La Pita, pescar, realizar paseos en lancha y avistar ballenas.

También pueden acampar, caminar por sus incontables selváticos senderos, degustar su vasta y variada cantidad de dulces frutas y subir a la cima del Parque Nacional Cerro Hoya desde donde podrán tener la mejor panorámica de la isla.

ARCHIPIÉLAGO DE BOCAS DEL TORO

Reconocido como uno de los mejores destinos ecoturísticos y de surf de la región, este archipiélago caribeño al noroeste del país es muy popular entre panameños y extranjeros por igual, a quienes les encanta navegar sus aguas turquesas, visitar sus playas prístinas y desafiar sus rebeldes olas.

Bocas Town, Isla Colón: Punto neurálgico

Las pintorescas casas de Isla Colón le añaden color y vida a este hermoso punto del país.

De vida nocturna activa, ambiente bohemio y pintorescas viviendas tropicales, Bocas Town, en Isla Colón, es la principal ciudad de este archipiélago, así como el punto de partida de diversas giras y emocionantes actividades. Allí podrán abastecerse de víveres, organizar su transporte, encontrar operadores turísticos y realizar cualquier otra logística necesaria para sacarle el máximo provecho a todo lo que ofrece este espectacular grupo de islas.

A Bocas Town se puede volar desde la capital en menos de una hora o se puede llegar manejando unas diez horas hasta el puerto de Almirante para tomar, desde allí, un ferri o alquilar una lancha por 20 minutos hasta Bocas. También, desde el puerto de Chiriquí Grande si uno está en el área, se toma un taxi acuático por unas dos horas para llegar.

Playa Estrella: De turquesa a naranja

Es, precisamente, en Isla Colón donde descansa la playa Estrella, una de las más hermosas que he conocido.

Muchos llegan en bote, pero también pueden tomar un carro o microbús colectivo por una media hora desde Bocas Town hasta Boca del Drago, una playa idílica de aguas turquesa, marcada por palmeras, por donde caminarán unos 25 minutos hasta alcanzar este encantador destino.

En sus cristalinas aguas, sobre un manto de arenas blancas, podrán bañarse junto a cientos de gigantescas estrellas de mar cuyo fuerte color naranja tiñe la playa, pero ojo, no deben tocarlas ni sacarlas del agua, ya que las estrellas morirían en pocos minutos.

Playa Bluff: Paraíso de olas

A 15 minutos en carro de Bocas Town o en shuttle desde su plaza principal se encuentra la playa Bluff, una de las mejores para el surf avanzado según los conocedores de este deporte acuático e ideal para realizar excursiones en bicicleta en sus suaves arenas doradas.

Pero si el fuerte oleaje no es lo suyo, al norte de Bluff encontrarán un lugar llamado la piscina, de aguas serenas, donde podrán nadar tranquilamente y hacer esnórquel.

Y, como guinda del pastel, si llegan a visitar esta paradisíaca playa entre marzo y octubre, quizá tengan la fortuna de presenciar el nacimiento de algunos de los cientos de tortugas marinas que anidan en su costa. De una u otra manera, playa Bluff es una parada imprescindible.

Las dos caras de la isla Bastimentos

A solo diez minutos en bote o taxi acuático desde Isla Colón yace la isla Bastimentos, que además de ser una de las más visitadas y grandes del país posee el Parque Nacional Marino Isla Bastimentos, un área protegida de bosques lluviosos y de colina con una biodiversidad especial, repleta de sotobosques, árboles de caoba y manglares, donde hasta se podrán tirar en zipline sobre su dosel o nadar con manatíes en sus pantanos.

Pero esto es solo una cara de Bastimentos. La isla también ofrece playas desiertas o poco visitadas, cargadas de cocoteros para quien desee relajarse en una hamaca, disfrutar de apacibles amaneceres y ocasos o hacer esnórquel y buceo en sus diáfanas aguas de arrecifes coralinos.

Cayos Zapatilla: Tras los pasos de Dios

Los cayos Zapatilla están dentro del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos.

Cuenta la leyenda local que los cayos Zapatilla se formaron cuando Dios pisó la tierra, dejando las huellas de sus zapatillas. Cierta o no, lo que sí les garantizan estas dos islas deshabitadas es privacidad.

Ubicados dentro del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos, al este de la isla, los cayos Zapatilla son un edén de arenas tan suaves como talco, manglares, arrecifes coralinos bendecidos con un exquisita vida marina y aguas de mágicos colores, donde se puede pescar y bucear, así como ser testigo del desove de tortugas de marzo a septiembre.

Escudo de Veraguas: Mágico y misterioso

Quizá nunca hayan oído hablar de esta isla del caribe panameño, pero su belleza es tan surreal que merece estar en boca de todos. El azul de sus aguas es camaleónico y el profundo verdor de su naturaleza selvática, magnético, pero lo que más sorprende a quienes han tenido la suerte de llegar hasta este lejano santuario natural es el aura que lo rodea, uno que evoca misterio y magia.

Aunque se conoce como el Escudo de Veraguas, la isla pertenece a Bocas del Toro.

El Escudo de Veraguas o Degö, en idioma ngäbere, es de tan solo 3 km, situado cerca del golfo de los Mosquitos al que normalmente se llega en dos horas en lancha desde Chiriquí Grande, Isla Colón e, incluso, playa Calovébora, en Veraguas.

Por su nombre, la creencia general es que forma parte de la provincia de Veraguas, cuando en realidad pertenece a Bocas del Toro, más exactamente a la comarca Ngäbe-Buglé. Unos cuantos nativos del área habitan el Escudo de abril a noviembre, cuando la marea permite que sus pequeñas embarcaciones lleguen hasta sus orillas.

Arribar a este paraje es adentrarse por laberintos acuáticos pandos, rodeados de arrecifes coralinos, acantilados, manglares y riscos, de donde brotan gigantescos árboles de incalculable follaje.

ARCHIPIÉLAGO DE LAS PERLAS

Este grupo de 40 islas, 100 islotes e incontables playas a menos de dos horas de la capital en bote o ferri, y a veinte minutos en avión, no necesita presentación.

Isla Contadora es la más conocida del archipiélago de Las Perlas.

Popular entre panameños y extranjeros, quienes la visitan con frecuencia por su cercanía y belleza natural como es el caso de Contadora, una isla de trece atractivas playas, Las Perlas es igualmente conocida por la diversidad de especies que visitan sus aguas, como los cetáceos y tortugas marinas que se aproximan a sus costas anualmente y por su riqueza marina, idónea para la pesca deportiva.

Navegar entre sus islas es una experiencia en sí, con su dinámico paisaje cuando el mar permite asomar algunos de sus islotes al bajar su marea hasta desaparecerlos por completo bajo sus aguas cuando su marea sube.

Al sur de Contadora se encuentra Mogo Mogo, una isla de cubierta boscosa, con ocho playas de aguas tranquilas, arenas suaves, manglares y una barrera de arrecife coralino.

Por otro lado, Las Perlas cuenta con algunas islas privadas, bastante conocidas, como Pedro González, de exuberante vegetación y con el anidamiento de pelícanos pardos más importante del continente. San José es otra de ellas, la segunda isla más grande de este archipiélago después de isla del Rey, que presenta una belleza topográfica irregular impactante, con acantilados rocosos que desembocan en sus más de 50 playas de arenas blancas y aguas turquesas, ideales para el esnórquel.

¡A VERANEAR EN CASA!

Son tantas las extraordinarias islas y playas que tenemos al alcance de nuestras manos, que sería una pena no aprovecharlas y darlas a conocer. Algunas incluso parecen estar hechas a la medida de cada visitante. Así que no hay excusa para no veranear en casa. ¡Prioricemos nuestro terruño como destino turístico playero y disfrutemos las maravillas naturales que nos ofrece!

 

Otras islas paradisíacas y fascinantes destinos playeros que valen la pena conocer:

BOCAS DEL TORO

  • Isla Pájaros
  • Isla Coral Cay
  • Isla Polo
  • Playa Wizard
  • Playa Red Frog
  • Bahía de los Delfines
  • Playa de Kusapín (comarca Ngäbe-Buglé)

  CHIRIQUÍ

  • Isla Palenque
  • Isla Los Ladrones
  • Isla Parrillas
  • Isla Montuosa

VERAGUAS

  • Playa Arrimadero
  • Islas Jicarón y Jicarita
  • Isla Gobernadora
  • Bahía Caleta Caimán (isla Cébaco)

  PANAMÁ

  • Isla del Rey
  • Isla Viveros
  • Isla Saboga
  • Isla Casaya
  • Isla Bolaños

  DARIÉN

  • Isla Piñas

  SAN BLAS

  • Isla El Porvenir
  • Isla Senidup
  • Isla Aguja

  Correo electrónico para reservación de cupo de entrada a isla Iguana: reservaislaiguana@miambiente.gob.pa  

Fotos
Mapa del Golfo de Chiriquí: Panama Nautical Club
Boca Chica y Cambutal: Catherine Rinkel
Isla Gámez: Ana Pareja Photography
Isla Bolaños y primera foto de Isla Iguana: Autoridad de Turismo
Escudo de Veraguas: Adriana Kudo
Santa Catalina, Isla Colón, mapa de Bocas del Toro, segunda foto de Isla Iguana, Cayos Zapatillas y Contadora: Getty Images
Artículo anterior

Estudiar en un palacio: el Instituto Nacional y la Escuela Normal de Santiago

Próximo artículo

Revive esa añorada tradición

Vanesa Restrepo de Rinkel

Con casi 20 años de experiencia en el medio escrito, esta comunicadora social radicada hace 10 años en Panamá, ha trabajado para reconocidos periódicos en Londres y Colombia antes de empezar a escribir para revistas panameñas como En Exclusiva con la que lleva colaborando casi seis años.