Tecnología

La movilidad eléctrica en Panama… ¿qué debes saber?

A menos de un mes de que entre en vigor una ley de incentivos para promover este tipo de movilización en nuestro país, te contamos de qué se trata y qué debemos esperar.

Todo cambia, invariablemente, y la forma de transportarnos no es la excepción, más cuando la humanidad se encuentra buscando nuevas formas de ser amigables con nuestro planeta. Seguramente, ya hemos visto carros híbridos rodando por nuestras calles, nos hemos topado con alguna estación de recarga o hemos escuchado que los carros eléctricos serán el futuro, indicación de que algo nuevo está pasando.

Pero ¿qué es exactamente esto de la movilidad eléctrica? Pues, se trata de un movimiento que arrancó a nivel mundial cuya meta es lograr una transición de la flota vehicular existente y futura hacia lo eléctrico, aparte de buscar que toda la cadena de suministro, fabricación, mantenimiento y carga para dicha flota provenga de energías renovables. Esto se traduce en que la mayoría de los fabricantes de carros, buses y camiones ya hayan establecido una promesa para que, entre el 2030 y el 2050, gran parte de su flota, sino toda, sea de vehículos eléctricos. Además, se están comprometiendo a que su proceso de fabricación sea “net zero” o cero neto, en español; es decir, que sea libre de emisiones y alimentado por energías renovables.

¿Y cómo está Panamá en este escenario? Por si no lo sabías, ya en nuestro país se aprobó una ley que incentiva la transición hacia la movilidad eléctrica que entrará en vigor en unas cuantas semanas, el primero de enero del 2023. Pero, incluso desde hace unos años para acá, aunque faltan varias marcas que no han iniciado la importación de autos eléctricos, algunas ya se habían atrevido a apostarle a esta nueva modalidad.

En el tema de la movilidad eléctrica, no solamente los fabricantes de carros juegan un papel esencial, sino también contar con una robusta red de cargadores eléctricos.

Y sabiendo que en el tema de la movilidad eléctrica hay dos factores que son esenciales para que avance —los fabricantes de carros eléctricos, por un lado, y las compañías encargadas de la red eléctrica de carga, por el otro— cabe señalar que en Panamá estamos realmente avanzados con el segundo factor, pues en los últimos años se ha ido estableciendo una red decente de cargadores. Aunque pudiera no parecerlo, ya hay más de 200 cargadores públicos/privados instalados a lo largo del país (en centros comerciales, supermercados, hospitales y hoteles, entre otros sitios) y existen al menos tres compañías que se están encargando activamente de ampliar dicha red para soportar una mayor cantidad de autos eléctricos en el futuro.

Debo admitir que la primera vez que manejé un carro eléctrico lo único que pasaba por mi cabeza era que me agarraría un tranque, que me quedaría sin batería y que no sabría qué hacer para cargarlo. Estoy seguro de que no soy el único que ha pensado en esto. Y como me pasó con un carro prestado, no contaba con un cargador en mi casa (como lo tienen muchos dueños de estos autos) y apenas tenía una vaga idea de dónde habría uno. Luego de ver un par de videos y de bajar la aplicación o app que se requiere para utilizar el cargador y pagar lo que se consume, usar un carro eléctrico me pareció supersencillo y mis dudas sobre su capacidad desaparecieron. Aparte, aunque las distancias en Panamá son extremadamente cortas, descubrí que si quieres ir al interior ya existe a lo largo de la carretera Interamericana una red de cargadores que llega hasta David. En resumen, a medida que fui conociendo el auto, sus capacidades y localizando dónde están los cargadores, se me quitó el miedo. Como con el celular, en este tipo de autos siempre que llegas a tu casa lo conectas para cargarlo y amanece con 100% de batería.

Será interesante ver qué sucede una vez que entre en vigor la nueva ley y cómo influirá a los consumidores a la hora de comprar un auto.

En Panamá ahora mismo ya hay alrededor de 25 modelos 100% eléctricos de diferentes marcas disponibles y alrededor de 20 modelos híbridos. Para el 2023 se esperan varias marcas y modelos nuevos y en diferentes rangos de precios. Como referencia, según cifras de la Asociación de Distribuidores de Automóviles de Panamá (ADAP), en el 2021, de un total de 38,139 autos vendidos alrededor de 250 eran eléctricos o híbridos. Durante este año, hasta junio se habían vendido ya 185 carros eléctricos o híbridos y se estima terminar el 2022 con entre 400 y 450. Será interesante ver qué sucede en el 2023 cuando arranquen los incentivos de la nueva ley.

Y hablemos un poco sobre ella. Los puntos más importantes para resaltar de la ley que incentiva la movilidad eléctrica en el transporte terrestre de Panamá son:

  • El Gobierno de Panamá debe encargarse de que las instituciones públicas realicen la transición de su flota de carros estatales de la siguiente manera: para el año 2025, el 10% de la flota debe ser eléctrica; para el 2027, el 25%, y para el 2030, el 40%. También debe encargarse, junto con la ATTT, de que se haga la transición de las flotas de transporte masivo y de transporte público (como los taxis y los metrobuses) de la siguiente forma: para el 2025, 10% de la flota debe ser eléctrica; para el 2027, el 20%, y para el 2030, el 33%.
  • Todos los vehículos eléctricos deberán portar una placa color verde y contarán con una exoneración en el pago del trámite de placa por un período de 5 años.
  • Todas las instituciones públicas, centros comerciales y proyectos inmobiliarios deberán habilitar al menos el 15% de sus estacionamientos para autos eléctricos y estar señalizados de color verde. Adicionalmente, todo nuevo proyecto deberá habilitar el cableado para crear estaciones de carga y asignarles un medidor específico.
  • El Estado deberá crear carreras enfocadas en movilidad eléctrica, estudios sobre el impacto y el cambio generado por la adopción de la movilidad eléctrica. También deberá establecer el proceso correcto para declarar cómo se manejará el tema de las baterías de los carros eléctricos cuando sean obsoletas.
  • Permite la instalación de plantas de generación de energía renovable de manera privada para el uso exclusivo de carga de vehículos eléctricos y poder cobrar por la misma.
  • Otorga a los importadores de carros eléctricos un alivio arancelario donde pagan 0% de impuestos de importación hasta el 2030 y 5% de impuestos de importación de allí en adelante. Los híbridos pagan un 10%.

A nivel mundial, entre el 2012 y el 2022 se vendieron alrededor de 20 millones de autos eléctricos e híbridos.

Se trata de una ley importante para nuestro país, pero si queremos que la movilidad eléctrica en Panamá ocurra y sea un éxito será crucial darle el seguimiento para que se cumpla. Por ejemplo, velar porque los desarrolladores, administradores de propiedades y comercios cumplan con las exigencias de estacionamientos y puntos de conexión para cargadores, así como que se haga efectiva la transición de la flota estatal y de transporte público en los tiempos estipulados.

Adicionalmente, otros actores, incluidas las instituciones financieras, pueden impulsar la movilidad eléctrica. Por ejemplo, ya varios bancos de la localidad han lanzado préstamos para autos eléctricos o híbridos que ofrecen condiciones especiales a fin de promover esta nueva modalidad en nuestro país. Seguro esto será cada vez más común en la plaza.

Revisando el ámbito global con el fin de obtener una perspectiva más clara de lo que hay y lo que se avecina, aquí les van algunas estadísticas luego de consultar con varias fuentes:

  • Se estima que para principios del 2022 existían alrededor de 1,446 millones de autos de todo tipo rodando en el mundo. Entre el 2012 y mediados del 2022 se vendieron y se encuentran rodando alrededor de 20 millones de autos eléctricos e híbridos.
  • Para el 2030 se estima que el número de autos eléctricos e híbridos vendidos suba a 145 millones. Aunque esta cantidad representa un crecimiento importante, está por debajo del 10% de la flota vehicular mundial.
  • China, Europa y Estados Unidos son los países con el mayor parque vehicular de autos eléctricos e híbridos hasta el momento. Y Tesla es el dueño de la red más grande de cargadores del mundo, con alrededor de 40,000 cargadores de diferentes niveles.

Pese a que todavía quedan tareas pendientes por hacer, como lograr mejorar el precio de los autos a medida que avance la tecnología y los procesos de fabricación, así como resolver temas sensitivos acerca del manejo de las baterías desechadas y sus materiales, lo cierto es que la movilidad eléctrica promete seguir abriéndose paso como una alternativa real en un mundo cada vez más verde. Optar por usarla en nuestro país dependerá, en muchos casos, de cómo se maneje la oferta y demanda en el mercado con la nueva ley de incentivos, de las preferencias de cada uno a la hora de invertir en un automóvil y de la disposición que se tenga para albergar este cambio.  ¿Te atreverás a probarla?

 

Fotos: Getty Images

Artículo anterior

Mi realidad al emprender

Próximo artículo

CRISPR y el nuevo diseño de la vida

Foto del avatar

Carlos Chamorro

Mejor conocido como iChamo, es un apasionado por la tecnología, que la comparte a través de su blog y redes sociales como @ichamotech. Busca siempre mantener a sus seguidores “al día con la tecnología”, y enseñarles a sacarle el jugo a sus gadgets. Además es escritor, presentador y emprendedor siempre desde un ángulo techy y tiene una larga trayectoria en el mundo de ventas. Y ahora fusiona sus dos pasiones, tecnología y ventas en su nuevo emprendimiento Nivel10.